The Lost Dreamer











{24 septiembre, 2010}   Por qué no iré a la huelga general

Puedes encontrarla en http://www.thelostdreamer.com/por-que-no-ire-a-la-huelga-general/

Anuncios


ros says:

pues tienes más razón que un santo qué quieres que te diga.



domagar says:

Cada cual es libre de hacer lo que quiera evidentemente, yo si me puedo permitir que me descuenten un día de sueldo y prefiero perder este día y los que haga falta, a tener que trabajar 2 años más de mi vida para poder jubilarme, (entre otras perlas de la reforma)



Me parece heroico por tu parte, en serio. Y lo digo sin ironías ni nada. No sé si tu gesto fastidiará a tus jefes, pero al gobierno le llegará el mensaje. Supongo que tienes una visión menos cortoplacista que yo…



domagar says:

Hombre heroico ir a una huelga no es, lo bonito para mi y para todo el mundo sería que no se tuviera que llegar a estas situaciones, pero está claro que si no damos la cara fuera de Internet nos comen, me da igual que la gente haga huelga o que no la haga, pero ese día deberíamos salir tod@s a la calle a decir que nos dejen de tomar el pelo de una vez, que somos gilipollas, pero no tanto como para tragarnos todas las estupideces que nos cuentan a diario para justificar lo injustificable.



Julián says:

Yo es que si no voy a trabajar me descuentan el día y no está la cosa como para ese tipo de caprichos.



fpt says:

Veo que los medios han conseguido que cale el discurso de que el sindicalismo está trasnochado y que la clase media existe y que el pez grande se come al chico. Claro.
Me parece que tu planteamiento tiene un mal de base: eso de que la huelga sólo sirve para hacer un “daño” económico a los superiores creo que no tiene absolutamente nada que ver con el verdadero sentido de la protesta. Evidentemente, con ejemplos de fábricas, industria, etc, es obvio que hay parones que afectan a la producción directamente. Pero pensar que la huelga de un profesor o, en este caso, de una investigadora, afecta menos porque no se ve reflejado en una especie de baremo productivo es tragarse un poco el discurso de la derecha (y esa pseudo izquierda neoliberal llamada PSOE). Para muestra, un botón: http://blogs.publico.es/manel/files/2010/09/16-Septiembre-10blog.jpg
Es la misma alienación sobre la que escribió el amigo Marx (Karl, aunque Groucho también tendría algo que decir): “obrero, profesor, investigador, estudiante, becaria, ama de casa; tú no puedes hacer nada contra el sistema, así que jódete y laméntate porque no puedes perder un día de trabajo, porque tu sueldo es irrisorio, o tienes tantas deudas que no te lo puedes permitir. Nada, oye, para nosotros genial, que si no sales a protestar y no se nota y no engrosas las estadísticas podremos decir que perteneces a esa parte de la ciudadanía cabal, normal, de bien y moderna que sabe que la huelga no sirve para absolutamente nada”.
El objetivo de las Huelgas suele ser la reflexión de los poderosos, pero sobre todo, de los y las ciudadanas. Si en la huelga de Metro más de uno o una se hubiera parado a pensar durante dos minutos en los porqués y en los para qués, seguro que no estaríamos temblando tanto ante la posibilidad (más que probable) de que la derecha vuelva a arrasar en Madrid.
Pero estamos demasiado preocupadas/os por el bienestar de nuestro propio culo y por sobrevivir en este sistema capitalisto maravilloso que nos da libertad para elegir dónde caernos muertos.
Yo voy el 29-S. Porque estoy harta. Y porque hoy perdemos un día de sueldo, pero el día de mañana NO tendremos pensiones, un mal menor comparado con la que se nos viene encima considerando que ya estamos cubiertos por una lluvia de mierda que nadie supo parar a tiempo. Cada cual que elija su nivel de responsabilidad.



100% con lo que dice Unai. Las huelgas tenían muchísimo sentido en los albores de la Revolución Industrial, pero entre los sindicatos y los trabajadores deberíamos buscar alguna otra forma de presionar a los patronos, porque parar la producción un día tiene una incidencia infinitesimal. Seguro que es muy importante aparecer como huelguista en las estadísticas, pero si yo no voy a trabajar el miércoles, además de que me alarguen la edad de jubilación dos años (va a pasar, es un hecho, al fin y al cabo, vivimos más que hace 20 años), me van a quitar ese puto día de sueldo. Y paso de que encima se beneficien ellos económicamente. A la hora de votar o quejarme ya buscaré mis maneras de manifestar lo que me gusta y lo que no. Coño, pa eso tengo un blog creo yo XD. Gracias por los comentarios, me hace muy feliz que haya debate en mi blog.



Unai says:

yo al paso qeu va la burra no tendre problema que me reduzcan el sueldo de ese día.

De hecho llevo tiempo pensando que se estan retrasando muchos procesos de selección aposta para que quien se pille sea despues de la huelga y no les joda un recien llegado faltando a su puesto con todas las de la ley



Unai says:

Sí, Fati, bonito discurso,pero hay algo que no se tiene en cuenta, y es que estas huelgas eran válidas para la época en la que se crearon, pero para hoy en dia haces huelga y lo más que consigues es ahorrarle a la empresa un dia de sueldo y de pagar a la SS.

No puedes pretender usar los mismo metodos de presion que se usaban desde la revolucion industrial y en una sociedad (que es la que habia hasta no hace mucho) en la que la inmensa de los trabajadores eran de puestos donde si no trabajaban podian crearle perjuicio a sus empresas (porque no nos engañemos, en el XIX si los mineros paraban era mucho mas dificil que un pais pudiera comprar los recursos al vecino que hoy en dia) a trabajos de hoy en dia en los que, desgraciadamente, un dia de paro no genera pérdidas mas que a los huelguistas por el sueldo qeu les quitan ya que lo que sucede no es que no salgan X piezas o materiales y se pare la cadena de produccion de un sector, si no que un proyecto que se tenia planeado para termianrlo en un tiempo t, ya se tiene un dia menos y hay que acelerar. Hoy en dia los que pueden hacer uan huelga efectica si no hacen su trabajo sin verdadero perjuicio son muy poquitos.

Los sindicatos son los responsables de haberse dejado durante años meter goles por la escuadra mientras las cosas iban ‘bien’ al trabajador en vez de seguir peleando para que la situacion mejorase, y de permitir no sólo por su propia gente que se difunyera la imagen de ser unos vagos lameculos sobornables si se les encuentra el precio adecuado (métase en este saco tambien a los politicos, consejeros y demás calaña), si no de quedarse quietos mientras veian que el mundo y la sociedad estaban cambiando delante de sus narices mientras ellos se quedaban quietos a verlas venir sin mover una pestaña., y por muy bueno qeu sea algo, si no cambia con la sociedad, acabará siendo un trasto que salvo para la nostalgia y museos, poco mas valdrá ¿o alguien pretende ganar Le Mans con modelos y motores de coches de los 70 aunque fueran los mejores de su época?. Poseso mismo, pero igual

Ojo, soy el primero que dice que el papel del sindicato es importante, no pienso que tenga que desaparecer ni mucho menos, y seguramente mucha mierda que le cae sea injustificada, pero con los sindicatos que hay hoy en dia, lo extraño será que gocen de la simpatia y el apoyo que la situacion requiere. Los sindicatos necesitan (y los trabajadores ni te cuento) que hagan una limpia exhaustiva y se pongan a trabajar realmente por lo que se les paga y libera a gente para que sean sindicalistas, dejando solamente los que sean competentes, y a los que no, que se les vuelva a poner a pringar. Mientras eso no suceda, los sindicatos no pueden pretender (y mas haciendo este tipo de parones tardios e ineficaces cuando estaba todo aprobado o con anuncios chorras como pretender que los abuelos no cuiden a sus nietos el dia de la huelga) tener buena fama ni librarse de un aluvion de criticas hasta cuando tiran de la cadena



fpt says:

Sigo pensando que creerse eso de que las huelgas sólo valían en la Revolución Industrial es asimilar el discurso de la derecha. Y el de la falsa izquierda, claro.
Porque habláis de buscar otras opciones, pero ideas alternativas no veo por ninguna parte. Tener un blog es muy bonito, creas debate, te quejas. Estupendo, todo suma. ¿Pero qué alternativa real hay a una Huelga General, que haga el mismo ruido mediático y social?
Hablar de los Sindicatos en abstracto me parece también otra falta de rigor. Hablemos de CCOO y de UGT, por ejemplo: estos dos sindicatos (aunque existan otros, son los más conocidos) llevan AÑOS mojándose el culo porque adquiriéramos derechos fundamentales (le debemos más de nuestro bienestar a Marcelino Camacho que al belicista de Felipe González), sin los cuales hoy mismo no podríamos ni levantarnos para ir a mear en nuestros puestos o tendríamos jornadas mucho más abusivas de las que ya nos explotan hoy día. ¿Que ahora estamos mal? Prueba hace treinta, veinte o diez años. Si tenemos un cierto, ligero, más o menos aceptable nivel de calidad en lo laboral, es gracias a UGT, o a CCOO, o a la CNT, si me apuras, o a CIGA aquí en Galicia.
¿Que los sindicatos tienen mala imagen? ¿Que se dejaron meter goles por la escuadra? ¿A verlas venir? Ésta es la séptima huelga general en la Historia de la democracia. Siete en treinta años no me parece haberse rascado los cojones, sinceramente. ¿Que van con retraso, que la huelga había que hacerla antes? Bueno, la idoneidad de los tiempos suele ser peliaguda considerando que la sociedad en general tampoco se interesa por leerse Decretos enteros: es el momento político y mediático, ni antes, ni después. Como ha pasado con tantas y tantas cosas (desde el nacionalismo al ecologismo, pasando por el feminismo), insisto en que los medios derechones y los que van de que no lo son, pero sí (PRISA, claramente, y Mediaset en según qué temas) han conseguido dejar revoloteando en el aire la idea de que Cándido, Toxo y compañía son unos trepas y unos vagos. También se decía eso de los primeros agitadores sindicales de esa taaaan lejana revolución industrial. Por algo será. Curioso que la Huelga ya no valga como respuesta pero los que se oponen sigan usando los mismos métodos.
¡Venga, agitemos Internet, que así cambiaremos el mundo! No sé. A mí me entristece que la gente joven prefiera irse a trabajar. Me da la misma sensación que cuando organizábamos sentadas contra la guerra en el instituto y los grupitos de amigos no se sentaban, literalmente, porque había llovido en el recreo y “tengo miedo de mojarme el culo”.
Gran metáfora. Pues nada, no os mojéis, que luego “mexarán por nós e diremos que chove…”



Me parece que ya se van repitiendo los argumentos… Solamente decir que sí que he propuesto algo: cambiar las huelgas de transporte por ofrecer el servicio gratis a los ciudadanos. ¿Qué pasa? ¿Que jode protestar madrugando? Pues no se, pero al menos los ayuntamientos no tendrían oportunidad de hacerse las víctimas a cuenta de sus trabajadores.



Unai says:

No digo que no sirvan las huelgas como método de presión, digo que las huelgas tal y como se plantearon en su dia ahora msimo no son lo suficientemente eficaces porque absolutamente todo ha cambiado, empezando por la forma de trabajar, y una huelga diseñada en una sociedad en las que las ventas internacionales eran ridiculas comparado con lo que se invertía de puertas a dentro (Gran parte de lo producido por un francés era para otro francés, de un inglés para otro, y de un español para otro, y salvo alianzas puntuales en que se beneficiasen ambos, poco cambiaba esto) en una sociedad globalizada y en la que no solo es facil conseguir de otros lo que quieras comprar (eso implica algo mas que usarlo para pedir DVDs a Andorra y no pagar el canon de la SGAE) si no que ahora el grueso de lo que se vende no es el resultado tangible del sector primario en el cual la tonelada de carbón sale a tanto y ganas cuanto, si no que se vende mucho intangible (ideas, patentes, proyectos internacionales,etc …) y ante esta forma de plantearse el trabajo, que es radicalmente opuesta a la dominante cuando empezaron los movimientos obreros, plantear un tipo de huelga que habria funcionado hasta hace 20-15 años con una sociedad que ni por asomo se parece a la actual es algo que no creo que vaya a dar apenas resultados comparado con lo que se espera. Es como (ya que ponemos metáforas) si pretendes que haya que seguir usando hoy en día un Windows 98 en vez de aceptar que por bueno que hubiera sido en su momento, ya es hora de cambiar de SO a otro que te de las opciones que necesites simpelmente por que por buen equipo que uses, lo que te puede ofrecer se ha quedado corto para lo que se necesita

Y respecto a lo de las alternativas … Yo podria romperme la cabeza a pensar alternativas mil y alguna podría incluso ser viable, pero sólo si me pagasen por ello (soy gilipollas, pero lo de trabajar gratis solo lo hago por amistades y familiares muy proximos) o si la gente de los sindicatos se comprometen por escrito a que del mismo modo que yo he hecho su trabajo, ellos se preocuparán de saber hacer el mío para cuando a mi no me apetezca actualizarme a tal tecnologia o forma de trabajar vengan ellos a darme las alternativas.

Respecto a hablar de los sindicatos en particular … He estado en pocas empresas lo suficientemente grandes como para haber sindicalismo (de hecho solo recuerdo dos), y lo unico que se sabia de los sindicatos, CCOO y UGT sobre todo, eran circulares donde se mandaban pullas entre ellos diciendo lo cojonudamente bien hechos y lo buenos que son mientras que pintaban a los demas como perros falderos del comite de empresa, pero de que hacian o siquiera como contactar con ellso si habia algún problema … ni media, que la tinta sale cara. Conclusion, entre todos la mataron y ella sola de murió. Con sindicatos así, perdona si tengo una ligera vision injusta del sindicalista, pero me entra una carcajada digna del Joker cada vez que les oigo que quieren proteger mis derechos cuando en la realidad y fuera de las cámaras resulta que están mas preocupados de pelearse entre ellos que de atender los problemas de quienes representan, y si además se dedican a chorradas como la ya comentada de pedir a los abuelos que pasen de cuidar a sus nietos, será que soy muy exigente con quien va a hablar en mi nombre como trabajador, pero eso no lo veo ni medio serio con la que está cayendo y desde luego no hace que mejore mi confianza en ellos.

Si no han sabido o querido ver que las cosas no estan, afortunadamente por el trabajo de quienes les precedieron, como en el siglo XIX y que, por ejemplo, no es el mismo daño el que se provoca que un día paren los peluqueros a que paren los camioneros y pretendan que todos hagan el mismo tipo de huelga cuando no repercute igual, la culpa de eso no es del trabajador, que bastante tiene en muchos casos en no pillar algo macizo y estampárselo al gilipollas de turno en la nariz para que respire por la nuca, es de quien se supone que ha de movilizar a los trabajadores de la forma más critica para que se haga notar sus protestas, y si eso lo hacen mal, creo que lo mínimo que se merecen es una crítica.

Respecto a la idoneidad de la huelga .. Fati, que nso conocemos y vivimos en el mismo país, que los problemas que hay ahora mismo para convocar al huelga no han salido este mayo, los llevamos arrastrando desde hace como poco un par de años, si no 3, que no digo que en pleno 2007 empezasen a calentar motores, pero coña … les ha costado convocar esta huelga Dios y ayuda, y que sea la séptima de la democracia, como si es la nonagésima, si han tardado en reaccionar y la gente la sensacion que dice que tiene es que les han vendido en vez de representarles, lo suyo será pensar que quizá es posible que se de la circunstancia de que probablemente se den las condiciones en las que se pueda remotamente pensar que en algo habrán fallado los sindicatos (o que todos sean usuarios de los mismos medios que son mas de derechas que el grifo del agua fria de Aguirre, que es otra opción), o si no mira como con menos paro y sufriendo menos al hostia de la caida del ladrillo que en España lo poco que marearon a los sindicatos en Francia, y ya iban con retraso segun algunos franceses en apretar las cuerdas al Sarko.



Álex says:

Yo creo que la huelga es una broma o un teatro. La opinión pública en España tiene el poder de una mosca coja: puede molestar, pero no va a cambiar el curso de las cosas. ¿Al final qué pasó con el “No a la guerra”? Miles (¿millones?) de personas en la calle y fuimos a la guerra. Un teatro…

Creo también que thelostdreamer tiene razón en que un investigador (más si es becario) poco poder tiene. ¿Quién valora la ciencia en España? Ni Pipo. Además, nuestro producto es abstracto y a largo plazo. El que faltemos un día o una semana al trabajo se va a notar en 10 años, un poco cada día, tan poco, que al final es insignificante. Por no decir que ese día no sólo nos quitan el sueldo, sino un día de *nuestra* investigación. Si quieres entregar la tesis en cuatro años, más vale que regales pocos días…

¿Sabéis qué día tendremos poder los científicos? Diez años después del día en que en todos los institutos y universidades se enseñe mal: Área de un círculo: 2*pi*r, unidades del campo eléctrico: voltios, etc. O sea, nunca…



Pampi says:

Ni unos son tan buenos ni otros son tan malos. El deber de la democracia es respetar la libertad de expresión. Una alternativa con la que se lograrían bastantes cosas sería la exhibición de multitudes furiosas destrozando sedes y asesinando políticos supuestamente corruptos, pero nadie nos asegura que la corrupción forme también parte de nosotros y, de todas formas, hace tiempo que evolucionamos (de forma acertada o no) como especie humana.

La defensa extrema de un sistema político en detrimento de otro no hace más que constituir un claro ejemplo de demagogia barata, sobre todo cuando una y otra vez se demuestra que los ideales de los mismos no están claramente representados por sus líderes, sino por la gente que actúa desde las penumbras y tiene más bien poco éxito. ¿Qué ocurre con esto? Que al actuar desde tan hosco espacio no se obtiene ninguna repercusión mediática. Esto se puede aplicar a cualquier organismo que se pueda ver involucrado, sea el partido gobernante, el partido opositor, los partidos minoritarios o los sindicatos. La gente que realmente vale son moscas fáciles de aplastar. Hay ideas de la derecha tan válidas y acertadas como otras de la izquierda (y o no estoy hablando de partidos, sino de posiciones). Desestimarlas por pertenecer a uno u otro bando no hace más que reforzar la actitud política vigente hoy en día y que, a priori, es tan criticada.

La culpa puede ser de los medios por intentar manipular la mente de la sociedad, pero también de la sociedad por dejarse manipular por los medios. El cerebro está diseñado para identificar conceptos y sólo requiere un cierto mantenimiento para que su uso sea óptimo. No hay que olvidar, por otro lado, que estamos en el siglo XXI, en la era tecnológica. Los medios de comunicación SÍ son un sistema válido para intercambiar ideas y mover a las masas y, en ese caso, Internet es un medio perfectamente válido, más incluso que la televisión (esa cajita que desde que apareció “Gran Hermano” todo el mundo dice no ver).

Mi apoyo a la gente que crea formar parte de esta huelga, pero también a la gente que no se ve representada por la misma y, sobre todo, a los que directamente no se pueden permitir formar parte de ella porque el sueldo de un día puede provocar no poder comer a final de mes.



Andrés says:

Hay motivos más que sobrados para ir a la huelga, pero también encuentro un motivo de muchísimo peso para no ir, que es muy difícil que un seguimiento masivo obligue al gobierno a rectificar.

Estos recortes no son parte del proyecto del gobierno, ni del gusto del gobierno. Dudo siquiera que el gobierno crea que son una solución a los problemas económicos del país, a mi me parece la cesión al chantaje de la oligarquía financiera nacional e internacional: desde el FMI hasta Botín, pasando por los “dueños” del BCE (Francia y Alemania), etc. Es la receta liberal que nos han impuesto a cambio de no boicotear la deuda pública, de conceder crédito para que termine la sangría del paro, etc.

Si el gobierno se viese acogotado por un seguimiento masivo de la huelga y rectificar no es una opción, puede que su única salida sea adelantar las elecciones y darle al PP y a Rajoy una ventaja enorme. Y ni el PP, ni Rajoy, van a devolvernos nuestros derechos.

De modo que yo no voy a hacer huelga, porque no comparto una idea, recurrente en estos casos, que dice que hay que apoyar siempre a los sindicatos y las convocatorias de huelga porque lo contrario es darle fuerza a los abusos de las clases dominantes. Quiero creer que los trabajadores estamos preparados intelectualmente para algo más que repetir consignas y obedecer órdenes. Y mi criterio, acertado o no, me dice que la huelga es inconveniente, y que los resultados pueden ser contraproducentes. Y no estoy ni más ni menos en contra de ciertos recortes que cualquiera que la secunde.



fpt says:

Acabo de llegar de clase y tengo el cerebro en agua. Cuando pueda, leo atentamente y veo si debo replicar, aunque supongo que cada cual se ha defendido estupendamente bien y lo mismo debería callarme. Ya veremos. Y hay que ver cuánta agitación has conseguido, thelostdreamer, estarás contentísima xD… enhorabuena!



maria jesús says:

Yo tampoco voy a ir a la huelga. Sólo de pensar que el gobierno de la COMUNIDAD DE MADRID se va a quedar con parte de mi sueldo se me revuelven las tripas. Lo único que tendría que preocuparnos DE VERDAD, DE VERDAD sería el resultado de las elecciones del mes de MAYO DEL 2011. Eso si que va a ser un desastre. Cuatro años más de Aguirre…. no lo quiero ni pensar!
Por cierto, yo tambien apoyo a TRINIDAD JIMENEZ.



fpt says:

Ayer quedé con una amiga funcionario y me dijo prácticamente lo mismo de lo que habéis esgrimidos much@s: “No, si yo estoy de acuerdo con las reivindicaciones, pero es que no quiero que me quiten más sueldo”.

Había una canción de los Beatles que decía algo así como “All I can hear… I, Me, Mine; I, Me, Mine; I, Me, Mine…” A mí esto me parece la misma cantinela.

Pesa lo personal sobre lo colectivo. Lo privado sobre lo público. El aquí y el ahora sobre los futuribles. Y es normal. Y es de humanos. Pero tendrás consecuencias nefastas. A lo mejor no ahora, porque los que no vayáis a la huelga no perderéis el sueldo de ese día y podréis comer a final de mes. Pero quién sabe dentro de un año o dos, cuando a lo mejor, por un casual, algo de todo esto os muerda el culo sin comerlo ni beberlo.

Cierto familiar mío trabajaba en un organismo público con un “cómodo” contrato de cuatro años. Se quería presentar a las elecciones internas como delegado sindical (lo cual, automáticamente, impediría que le pudieran echar). Pues bien, una semanita antes de que se celebrasen dichas elecciones, le echaron a la puta calle sin más explicaciones. Pregúntense por qué las empresas y las instituciones públicas quiene eliminar a los representantes sindicales. Pregúntense si no se nos viene encima algo mucho peor que toda esta bazofia de la contrarrerforma laboral.

Poco más tengo que decir, salvo que yo iré, que empleada no estaré pero para algo pago religiosamente mi recibo de autónomos cada mes aún cuando estoy en números rojos. Tengo todo que perder, pero hay que ir. Ah, esta entrada me ha parecido bastante interesante y viene a cuento de todo esto: http://laprisionmental.wordpress.com/2010/09/06/%C2%A1quejicosos-del-mundo-unios/

Dicho lo cual, cada un@ que haga lo que crea responsable, insisto.
Salud!



Andrés says:

Entiendo tu punto de vista, pero creo que hay que cuestionarse el papel que están llevando a cabo los sindicatos. No a los sindicatos en sí mismos, no a la lucha sindical: ahora son más necesarios que nunca. Pero los sindicatos, como los partidos, como las ONGs y como cualquier instrumento de movilización ciudadana, toman decisiones. Y esas decisiones nos las podemos, y debemos, cuestionar.

En este proceso de liberalización del mercado de trabajo los sindicatos han cometido varios errores. El primero y fundamental es el de haber intentado negociar con la CEOE, cuando la CEOE no quería alcanzar acuerdos, sino pasar de los trabajadores y llevar, directamente, sus condiciones a un gobierno en una situación muy débil.

El momento de hacer una huelga era entonces, una huelga contra los empresarios, no contra el gobierno. Porque la huelga es un instrumento de las clases trabajadoras para conseguir objetivos políticos. Y el objetivo político, en aquél momento, era impedir a los empresarios imponer su voluntad. El objetivo político en este momento es el de tumbar al gobierno. ¿De verdad es lo que queremos? Hoy por hoy, tumbar al gobierno puede significar entregar el país a la derecha.

Desgraciadamente, lo que recibo de los sindicatos es que todos los gobiernos han cedido ante una huelga general. Pero, en el fondo, saben que esta situación no es parecida a la de anteriores ocasiones. Lo que queda, cuando rascas un poco, es que tenemos que ir a la huelga para “protestar” por lo que han hecho. Pero para quejarnos tenemos otros muchos medios: manifestaciones, artículos, lo que se te ocurra.

Y, en mi opinión, son los propios sindicatos los que han conseguido que la huelga, muy imperfecta como método de presión en nuestras economías fundamentadas en los servicios, pero para la que por ahora no conocemos una alternativa, pierda su sentido. La han burocratizado, tú me pinchas y yo salto. Y han institucionalizado el piquete, el centrarse en parar los transportes públicos para multiplicar el seguimiento, en que los abuelos no cuiden de los niños. En pocas palabras, para que los trabajadores que (con o sin razón) quieren ir a trabajar, no puedan hacerlo.

Y luego, eso sí, se quejan de que esos mismos trabajadores no les comprendan y no les apoyen. Será porque no le han dicho a esos trabajadores qué pueden conseguir, sino lo insolidarios y lo tontos que son por no seguirles. En pleno siglo XXI, a los trabajadores no hay que alinearles ciegamente en torno a una organización, hay que convencernos de que merece la pena cada pequeño paso. Y respetar a los que no lo hacen.



fpt says:

“Hoy por hoy, tumbar al gobierno puede significar entregar el país a la derecha.” -> ¿Ah, pero el PSOE es de izquierdas? Ya veo por qué tenemos puntos de vista tan diferentes. El objetivo político de la huelga no es tumbar al gobierno de ninguna de las maneras. Muy ingenuos seríamos en tal caso. Y muy estúpidos.

El objetivo es quitarle su piel de oveja al lobo, eso sí, es desenmascarar la política neo-con en materia económica que ha seguido el PSOE descaradamente delante de nuestras narices. Es recordarle a ZP que SÍ nos ha fallado y que lo ha hecho a conciencia, y que ha entregado el país a los especuladores y a los banqueros, tal como hizo en su día su mentor Felipe González y como por supuesto hizo, pero sin complejos ni cuentos chinos, la derecha. ZP ha demostrado ser otro títere más. Y no solamente en materia económica, pero ese es otro cantar.

Los trabajadores se creen lo que le cuentan los medios. O los partidos de turno. Aquí el que no quiera buscarse medios informativos alternativos para “convencerse” a sí mismo de cada pequeño paso, es porque no quiere. Hay que involucrarse personalmente para estar al día, no esperar a que los sindicatos vengan a hacernos la cama. La verdad es que siempre que estoy en entornos de activismo y me doy de bruces con algún “escéptico”, me encuentro con esta presuposición de que las personas que dedicamos nuestro tiempo libre a organizaciones de cualquier tipo (ecologistas, feministas, sindicales…) tenemos que hacer todavía MÁS, sobre todo por toda la gente que se sienta a esperar a que le vayan a buscar a casa para votar, o manifestarse, o lo que fuera. Se ha creado esta noción “institucionalizada” sobre las ONGs o los sindicatos, efectivamente, pero desde la opinión pública. Como si los que estamos en este tipo de cosas no tuviéramos vida ni trabajo ni familia más allá de lo que hacemos en estas organizaciones DESINTERESADAMENTE. A lo mejor no es el caso de algunos sindicalistas, que cobran porque se dedican a ello a tiempo completo, pero vamos, que a mí me reprochen que no estoy allá donde hay siempre un frente abierto, me parece pasarse. ¿Más? ¿Qué tenemos que hacer, dedicar más tiempo? ¿Renunciar a nuestros trabajos e ir casa por casa a convencer a todo el mundo?

Puedo respetar a los que no van o no se convencen o lo que fuere. Pero igualmente puedo cagarme en todos sus muertos cuando venga otro golpe desgarrador, igual que me joden los que se quedan en casa y no van a votar y luego se quejan.

De todos modos, es un placer poder hablar tranquilamente (y con argumentación). Incluso entiendo aunque no comparto lo que os ha llevado a tomar ésta posicion. En cualquier caso, veremos qué pasa el miércoles.



fpt says:

Uy uy uy… eso de amiga “funcionario” ha sido error de mecanografía. FuncionariA! Patadas al lenguaje, no; mil perdones.



Yo no creo que la huelga general vaya a solucionar nada, ni siquiera confio en los actuales sindicatos, pero el tema es sencillo o se está conforme con la reforma laboral o se esta con los protestan y en este caso mi decisión es clara: estoy con los que protestan.

Por otro lado dice usted que las huelgas tendrían sentido en los albores de la Revolución Industrial pero que ahora habría que buscar otros sistemas de protesta. Pues mire, estoy completamente en desacuerdo con usted.

La Huelga General podría hacer que el gobierno se considerase su reforma laboral si los actuales sindicatos no hubieran desvirtuado el sentido de la Huelga General, la cual por definición de George Sorel es siempre “política”. Por tanto la orientación de esta Huelga General debería ir encauzada a derribar al Gobierno por lo que debería ser indefinida.

Veinticuatro horas de huelga lo soporta cualquier gobierno y cualquier estado, ahora bien, si la huelga general fuera indefinida, antes de una semana el gobierno estaría dispuesto a retirar la reforma laboral.

Como ejemplo puede usted fijarse en la huelga general convocada por los sindicatos alemanes contra el golpe de estado de Kapp. Dicha huelga hizo que los golpistas se retiraran del poder tras haberlo ocupado.

Salud y Amistad.



No puedo negarte cierta razón: si la huelga fuera realmente brutal y se paralizara el país el gobierno no tendría más huevos que cambiar su postura. Aún así, sigo diciendo que los transportistas y conductores de metro tienen mucho más poder paralizante que los investigadores. Si nosotros quisiéramos paralizar algo, tendríamos que quedarnos en casa durante meses para que la Ciencia del país se paralizara…



TU BLOG ME ODIA.

Cada vez que me explayo pasa algo, esta vez, un corte de luz y a la mierda un buen nutrido grupo de párrafos. Así que nada, que decía yo que en medio de un mar de dudas he decidido no sumarme por una montonera de motivos que no voy a repetir de nuevo, pero los tiros iban más o menos por lo que decía Andrés de los chantajes financieros internacionales.

Lo demás (tanto a favor como en contra, que de todo había y para todos los colores) te lo cuento de vinos.

Ay que joderse.



Mi blog no te odia, Capitán. Ya me cuentas la montonera de motivos con unos vinos delante…



Los trabajadores ya se pueden ir preparando.

La Huelga General dista mucho de haber sido un éxito y ello por varias razones.

1º. Las condiciones socio-económicas de hoy no son las mismas que en la huelga del 14 de Diciembre de 1988.

2º. En los 20 años transcurridos desde el éxito de la Huelga General de 1988 los sindicatos UGT y CCOO han ido perdiendo influencia en numerosos sectores laborales como la administración (donde el sindicato profesional CSIF ha avanzado mucho en detrimento de estos sindicatos) y en los grandes almacenes (donde el sindicato más representativo es el FASGA),

3º. Los sindicatos UGT y CCOO realmente solo son represantitivos en el sector industrial y no en todo el, sino aolo en las grandes industrias como la automovilistica, los astilleros y poco mas. Realmente este sector industrial no emplea directamente más que un millón escaso de trabajadores.

4º En estos veinte años desde la huelga del 14 D la mayoría de la economía ha derivado hacia pequeñas y medianas industrias la inmensa mayoría de ellas de carácter familiar y por tanto con escasa representación sindical y hacia empleados autónomos sobre los que, evidentemente, no tienen influencia los sindicatos.

5º. El mal hacer de UGT y CCOO en los últimos años ha favorecido que una parte creciente de los trabajadores prefieran sindicarse en la tradicional CNT o sindicatos de izquierda más pequeños pero más reinvindicativos y más coherentes.

6º. Finalmente, las formas de vivir de los dirigentes sindicales que han trascendido a la prensa, el tema de las subvenciones y de los liberados sindicales hacen que los trabajadores se vayan alejando de los sindicatos UGT y CCOO.

Lo curioso es que militantes socialistas como usted se posicionen contra la huelga que es lo mismo que posicionarse a favor de la reforma laboral y por otro lado, llama la atención que, como militante político que parece que es, no haya hecho una reflexión política sobre lo que se nos viene encima.

El fracaso de la Huelga General del 29-S justificara la toma de medidas políticas que terminarán con limitar el derecho sindical, pero sobre todo permitirá tomar nuevas medidas antisociales y hacer nuevas reformas contra los trabajadores porque al fin y al cabo “ya nadie se movilizará” perfilándose como finalidad última de toda política y de toda economía la consolidación del neoliberalismo y la globalización en detrimento de los logros sociales conquistados por la clase trabajadora en estos últimos 150 años.

Salud y Amistad.



Tener que trabajar en turno de tarde facilita que el mar de dudas continue durante la mañana. Finalmente me he decidido por una figura que existe y es reconocida como ejercicio de huelga. He venido al puesto de trabajo, estoy cumpliendo con aquellas funciones básicas que, dado mi puesto, no impidan a otros compañeros ejercer su derecho a trabajar, pero lo que ocupa el 95% de mi tiempo, no lo estoy haciendo.

Emplazados a los vinos quedamos.



[…] Por qué no iré a la huelga general septiembre, 201027 comentários 5 […]



Los comentarios están cerrados.

et cetera
A %d blogueros les gusta esto: