The Lost Dreamer











{10 enero, 2011}   Las armas en el contenedor de la derecha y los pasamontañas en el de la izquierda. Gracias

Una semana más los amigos de la txapela y la recortada nos regalan un nuevo comunicado. Y nosotros cerramos los ojitos, apretamos los puños y murmuramos “Señor Dios, si existes haz, por favor, que esta vez salga bien.” Recuerdo cómo me sentí cuando allá por 2006 todos nos unimos por un día con la sonrisa en la boca para pensar que esta pesadilla se iba a acabar de una vez por todas. Ahora soy algo más vieja y estoy más curada de espantos; pero desde que a las 11:30 se ha empezado a comentar por Twitter la posibilidad de que ETA declarara un alto el fuego permanente y verificable me ha saltado un gusanillo en el estómago.

Supongo que para decepcionarnos una vez más siempre hay tiempo. Supongo que para desunirnos y decir que a estos asesinos ni agua y otras lindezas populistas que ya llevamos años oyendo siempre hay tiempo. Supongo que para darnos cuenta de que esto es una nueva mentira, una nueva cortina de humo, siempre hay tiempo. Pero ¿y si no vuelve a morir una sola persona por culpa de la sinrazón que lleva décadas campando a sus anchas por nuestro país? ¿Y si esta pesadilla se acabara de una vez por todas? ¿Y si un día viviéramos en un país sin terrorismo?

¿Mano dura con los asesinos? Por supuesto, pero sentido común a la hora de reintegrarlos en la sociedad. Un conflicto que lleva más de 40 años en marcha no se arregla si las dos partes no hacen concesiones. Y os aseguro que nos van a doler.

Anuncios


[…] This post was mentioned on Twitter by Jose García | CSA. Jose García | CSA said: via @@thelostdreamer Las armas en el contenedor de la derecha y los pasamontañas en el de la izquierda. Gracias: http://t.co/u7fWhha […]



Alto el fuego “permanente, general y verificable” de ETA

Así titula ahora mismo El País y poco más o menos el resto de medios de información. Las palabras resuenan altas y, como siempre, y pese a las experiencias previas, ilusionantes. Pero lo primero que hay que hacer para caminar hacia el fondo del asunto es, como en toda lógica se suele reclamar (pero no siempre se hace), acudir a la fuente, que no es otra que el documento emitido por ETA. Es bastante breve y por tanto reproducible aquí sin saturar en exceso:

“ETA, organización socialista revolucionaria vasca de liberación nacional, desea mediante esta Declaración dar a conocer su decisión:

En los últimos meses, desde Bruselas hasta Gernika, personalidades de gran relevancia internacional y una multitud de agentes políticos y sociales vascos, han subrayado la necesidad de dar una solución justa y democrática al secular conflicto político.

ETA coincide en ello. La solución llegará a través de un proceso democrático que tenga la voluntad del Pueblo Vasco como máxima referencia y el diálogo y la negociación como instrumentos.

– El proceso democrático debe superar todo tipo de negación y vulneración de derechos y debe resolver las claves de la territorialidad y el derecho de autodeterminación, que son el núcleo del conflicto político.

– Corresponde a los agentes políticos y sociales vascos alcanzar acuerdos para consensuar la formulación del reconocimiento de Euskal Herria y su derecho a decidir, asegurando la posibilidad de desarrollo de todos los proyectos políticos, incluida la Independencia.

– Como resultado del proceso, la ciudadanía vasca debe tener la palabra y la decisión sobre su futuro, sin ningún tipo de injerencia ni limitación.

– Todas las partes deben comprometerse a respetar los acuerdos alcanzados y las decisiones adoptadas por la ciudadanía vasca, estableciendo las garantías y mecanismos necesarios para su implementación.

Por consiguiente: ETA ha decidido declarar un alto el fuego permanente y de carácter general, que puede ser verificado por la comunidad internacional. Este es el compromiso firme de ETA con un proceso de solución definitivo y con el final de la confrontación armada.

Es tiempo de actuar con responsabilidad histórica. ETA hace un llamamiento a las autoridades de España y Francia para que abandonen para siempre las medidas represivas y la negación de Euskal Herria.

ETA no cejará en su esfuerzo y lucha por impulsar y llevar a término el proceso democrático, hasta alcanzar una verdadera situación democrática en Euskal Herria.”

¿Realmente hay algo nuevo en estas palabras? Francamente, no veo más que la repetición de la retórica habitual y una propuesta maximalista de precondiciones.

– Resulta que ETA coincide con “personalidades de gran relevancia” en que hay que dar una “solución justa y democrática” al problema de Euskadi y que tiene que llegar a través del “diálogo y la negociación”. Siempre han dicho lo mismo, “solución democrática” es una constante en los discursos abertzales, asumiendo que en este país no hay democracia ni posibilidad de justicia. El primer chantaje subliminal llega rápido, porque a continuación nos ponemos la piel de cordero para reclamar diálogo y negociación, que suena muy bien y muy civilizado, pero cuando esto te lo dice alguien que tiene una pistola debajo de la mesa sabes a lo que te arriesgas. Os propongo dialogar porque yo quiero, y si no quiero voy armado, que lo sepas.
– A continuación se retoma la idea del “conflicto político”, tema apasionante en lo conceptual en su oposición a quienes ven el problema como un mero asunto criminal. Esto enturbia una y otra vez el problema, porque el apellido que se le pone a la palabra conflicto está siempre interesado en acudir a la idea referente que se quiere defender, en lugar de disociar que una cosa es un conflicto político civilizado y otra una extensión del mismo mediante el crimen. Se arroga la capacidad de defender derechos supuestamente vulnerados por dicho conflicto quien vulnera el derecho sagrado, el de la vida. Tejido así, el concepto etarra de “conflicto político” se convierte en su coartada para existir. Nada nuevo por este lado tampoco, seguimos insistiendo en lo mismo.
– Se señalan a los protagonistas que deben guiar el proceso de solución y el ámbito, olvidando que dicha propuesta vulnera el marco jurídico vigente, en cuya configuración y aprobación participó el pueblo que dicen defender. Sin embargo, olvidan que cualquier fuerza política, como los hechos demuestran, puede defender legítimamente cualquier postura, “incluida la Independencia”, sin necesidad de asesinar a nadie. En su lugar ellos han preferido matar durante 50 años, participando además del juego democrático hasta que se dijo basta, sin que ni por una vía ni por otra hayan conseguido ninguno de sus objetivos.
– Por último: emplazan a la “comunidad internacional” a verificar el “alto el fuego permanente y general”. ¿Y esto cómo se hace? ¿Se van a internar todos los encapuchados en un convento? ¿Lo van a jurar ante notario? ¿Van a hacer entrega de armas?

Poco más dan de sí las líneas del comunicado. Muy poco, porque es más de lo mismo. Urge ahora analizar un poco el contexto en el que estamos y empezar a sospechar los auténticos motivos y los cálculos estratégicos.

Desde hace tiempo nos vienen dando la matraca con que ETA está mal, y cada vez peor, camino de las últimas. Y nadie se le escapa que esto es así, pero que eso de estar en las últimas puede ser largo y dejar más sangre por el camino. Pasadas las esperanzas de solucionar por vías civilizadas y negociadas el problema, el cerco legal y policial se ha mostrado como un medio eficaz de asfixia de la organización terrorista. Con el paso de los años se han quedado sin el refugio seguro francés, se desarticulan comandos con mayor facilidad, se han proscrito las organizaciones periféricas que daban apoyo logístico de diverso tipo y servían además como ámbitos de reclutamiento, por extensión los miembros activos y ejecutivos de ETA cada vez son más jóvenes, más inexpertos, y con cada vez mayores dificultades para acometer atentados o acciones de otro orden. Finalmente, se han visto privados de su voz pública “legal”, de su aparato político participante en el sistema democrático tan denostado como opresor. Este punto, a mi entender, poco a poco se ha manifestado como un taladro que poco a poco ha ido horadando al mundo abertzale hasta la situación actual. En primer lugar porque el número de votos que conseguían, o llegaron a conseguir en algunos comicios, siempre ejecutó un efecto mediatizador porque demostraban contar con una base social relativamente amplia. Carentes de ello, la presencia pública abertzale se difumina, se quedan sin altavoz. Esto no podía tardar mucho en empezar a dar síntomas de asfixia, hasta llegar a unos últimos meses en que, por primera vez, se ha visto a cuadros políticos abertzales llevando en cierta medida, la contraria a ETA, reclamando de forma más o menos velada algún tipo de gesto. Hay elecciones a la vuelta de la esquina y otra cita más sin concurrir sería fatal para sus aspiraciones. Súmenle a ello la división en las cárceles y la presión de los famosos relatores internacionales y entre todo empezaremos a dibujar un cuadro en el que algún tipo de gesto de ETA se debería ver venir.

Pero, ¿con qué intención? Parece claro que lo más acuciante es jugar una baza por ver si es posible que Batasuna pueda concurrir a las elecciones de mayo. Siempre quedará de fondo la sospecha de las famosas treguas trampa y su intencionalidad de reorganización interna. O conseguir una vez más sentar a los responsables políticos en una mesa. Sin embargo esta vez no se aprecia intención desde el lado gubernamental, ni se sabe que, como en todas las demás ocasiones, la tregua venga precedida por conversaciones previas. Esta vez parece que el asunto debe tener sus raíces en que algo se está moviendo dentro del mundo abertzale. Con lo que desde luego todo el mundo debe coincidir es que este comunicado resulta insuficiente. Nadie desde el Gobierno, y más con la experiencia de 2006 tan reciente, puede esperar nada nuevo de un comunicado que suena a viejo. Se ha repetido hasta la saciedad, son otras las palabras que se esperan y son otros los hechos que las deben acompañar. Pero igualmente nadie debe esperar que ETA vaya a poner punto final de forma inequívoca así por las buenas, esto es un escenario que aún tardará en llegar si nadie cede al chantaje de las exigencias etarras para sentarse a dialogar.Además, cuando te ofreces a negociar, das por sentado que tendrás que ceder. Es de todo punto lógico que partas de máximos. El problema es que ETA nunca cede.

Lo que llevo tiempo pensando que ETA tiene en mente como último recurso, y que veremos si tras este comunicado hay más pasos, y verificaciones y contactos, no es otra cosa que Irlanda del Norte, ese espejo en el que siempre se han querido mirar. El mundo abertzale se ha empeñado una y otra vez en comparar dos conflictos que no se parecen tanto como desean. Por extensión, y porque les interesa mucho, el proceso de paz que allí se llevó a cabo es también deseable como espejo. Los lazos que les unen al Sinn Fein lo han demostrado sobradamente. Desde el lado contrario se ha negado sistemáticamente que Irlanda del Norte sea un ejemplo aplicable a Euskadi. Estoy de acuerdo, pero sí de algo nos puede servir lo sucedido en el Ulster es precisamente de ejemplo de lo que no debe pasar aquí. Porque en Irlanda del Norte la negativa a acceder al chantaje de los pistoleros funcionó durante años y llegó a 1997 con, especialmente el IRA, en situación de derrota técnica, y porque de otro lado, los logros obtenidos por la comunidad republicana llegaron por la presión de los movimientos cívicos pacíficos. Desde 1997, la lamentable gestión de Tony Blair articuló que la tregua sin entrega de armas propiciase una cada vez mayor sobrerrepresentación de los extremistas en la mesa negociadora, un menor papel de las fuerzas democráticas, tanto unionistas como republicanas, y unas consecuencias que han elevado a los radicales de ambos lados a lugares claves sin partir de un apoyo popular equivalente a tal estatus, en especial al Sinn Fein, todo lo cual, en último término, y por encima de muchas otras consecuencias, ha supuesto una humillación para las víctimas, porque se ha legitimado que la violencia, a la postre, sirvió para algo.

Por tanto no hay nada nuevo bajo el sol y sí motivos para estar alerta. Es un gesto, sí. Puede ser señal de algo, también. Mejor esto que nada, de acuerdo. Pero la prudencia, la firmeza, el cálculo y la precaución deben gobernar lo que tenga que venir, sin concesiones y sin que nadie empiece a hacer la guerra por su cuenta. Sólo espero que quien tenga que tomar decisiones lo haga rodeado de verdaderos expertos, que consta que los hay.



Esto… lo leo en casa, guapo



Ana says:

Jorge… vaya mitin. Y como no me lo he leído -el mitin, digo) pues comento el post obviandote. Que bien que no sea la única que piensa que no se va acabar esto sin concesiones



Al wáter ya, hombre 😛



Los comentarios están cerrados.

et cetera
A %d blogueros les gusta esto: