The Lost Dreamer











En estos entrañables días en los que nos toca celebrar que el hatajo de palurdos que pueblan las redacciones de los medios de comunicación de nuestro apacible reino son capaces de buscar un puñetero periódico en la hemeroteca (no es tan difícil, basta con que los tengan ordenados cronológicamente), es fácil caer anestesiados por la fragancia de la estupidez.
Así que como de hemerotecas va la cosa y parece que en los medios todos los archivos anteriores o posteriores al 23 de febrero de 1981 se han volatirizado, vamos a repasar unos par de acontecimientos relativamente recientes.

Gaddafi y don Juan Carlos, en el palacio de Bad el Ezeia, atacado por EE UU en 1986. La foto fue tomada en enero de 2009. La he encontrado en la web de El País.

– El Rey Don Juan Carlos visita Libia para estrechar lazos comerciales en 2009.
– Gaddafi visita España en 2007 para estrechar lazos comerciales.

Así que ese mismo monarca que tardó 8 horas en decidir si apoyaba o no la Constitución allá en la década de las hombreras, se dedica en la actualidad a pasear en calidad de invitado por países gobernados por gente de dudosa integridad. Eso sí: es para abrir nuevos mercados.

Niños, siento deciros que los Reyes Magos no existen: son los padres y, para más inri, nuestro amadísimo monarca se codea con algunos de los dictadores más majaderos y sanguinarios del globo. Lo primero es una tragedia. Lo segundo no le importa una mierda a nadie.

Porque si fuera tan grave, la gente no le votaría como jefe del estado, ¿no?

Anuncios


Fue entonces que apareció el zorro:

– Buen día – dijo el zorro.

– Buen día – respondió cortésmente el principito, que se dio vuelta pero no vio a nadie.

– Estoy aquí – dijo la voz –, bajo el manzano…

– ¿Quién eres? – dijo el principito. – Eres muy bonito…

– Soy un zorro – dijo el zorro.

– Ven a jugar conmigo – le propuso el principito. – Estoy tan triste…

– No puedo jugar contigo – dijo el zorro. – No estoy domesticado.

– Ah! perdón – dijo el principito.

Pero, después de reflexionar, agregó:

– ¿Qué significa domesticar?

– No eres de aquí – dijo el zorro –, qué buscas ?

– Busco a los hombres – dijo el principito. – Qué significa “domesticar” ?

– Los hombres – dijo el zorro – tienen fusiles y cazan. Es bien molesto ! También crían gallinas. Es su único interés. Buscas gallinas ?

– No – dijo el principito. – Busco amigos. ¿Qué significa domesticar?

– Es algo demasiado olvidado – dijo el zorro. – Significa crear lazos…

– ¿Crear lazos?

– Claro – dijo el zorro. – Todavía no eres para mí más que un niño parecido a otros cien mil niños. Y no te necesito. Y tú tampoco me necesitas. No soy para ti más que un zorro parecido a otros cien mil zorros. Pero, si me domesticas, tendremos necesidad uno del otro. Tú serás para mí único en el mundo. Yo seré para ti único en el mundo…

[…]

– Mi vida es monótona. Yo cazo gallinas, los hombres me cazan. Todas las gallinas se parecen, y todos los hombres se parecen. Me aburro, pues, un poco. Pero, si me domesticas, mi vida resultará como iluminada. Conoceré un ruido de pasos que será diferente de todos los demás. Los otros pasos me hacen volver bajo tierra. Los tuyos me llamarán fuera de la madriguera, como una música. Y además, ¡mira! ¿Ves, allá lejos, los campos de trigo? Yo no como pan. El trigo para mí es inútil. Los campos de trigo no me recuerdan nada. ¡Y eso es triste! Pero tú tienes cabellos color de oro. ¡Entonces será maravilloso cuando me hayas domesticado! El trigo, que es dorado, me hará recordarte. Y me agradará el ruido del viento en el trigo…

El zorro se calló y miró largamente al principito:

Por favor… ¡domestícame! – dijo.

[…]

Así el principito domesticó al zorro. Y cuando se aproximó la hora de la partida:

– ¡Ah! – dijo el zorro… – Voy a llorar.

Es tu culpa – dijo el principito -, yo no te deseaba ningún mal pero tú quisiste que te domesticara.

– Claro – dijo el zorro.

– ¡Pero vas a llorar! – dijo el principito.

– Claro – dijo el zorro.

– ¡Entonces no ganas nada!

Sí gano –dijo el zorro – a causa del color del trigo.

Extraído del capítulo 21 de El Principito, de Antoine de Saint-Exupéry.



Los hijos de José hablaron a Josué, diciendo: ¿Por qué nos has dado por heredad una sola suerte y una sola parte, siendo nosotros un pueblo tan grande, y que Jehová nos ha bendecido hasta ahora? […] Josué respondió a la casa de José, a Efraín y a Manasés, diciendo: Tú eres gran pueblo, y tienes grande poder; no tendrás una sola parte, sino que aquel monte será tuyo; pues aunque es bosque, tú lo desmontarás y lo poseerás hasta sus límites más lejanos; porque tú arrojarás al cananeo, aunque tenga carros herrados, y aunque sea fuerte.
Josué 17:14, 17-18

No basta con exterminar a los cananeos: también tienes que arrasar un bosque para dar cabida a tu demografía conejil. Y yo que creía que el desprecio al bosque y sus habitantes era una mentalidad surgida a raíz de la Revolución Industrial… Si quieres leer más cosas curiosas que aprendo leyendo La Biblia, pásate por mi sección.



{9 febrero, 2011}   Desde Mordor con amor
Obelisco de Calatrava en la Plaza de Castilla de Madrid

Las cosas que realmente le importan a nuestro excelentísimo señor alcalde. He tomado esta foto del Flickr de AntarticoNorte, http://www.flickr.com/photos/antarticonorte/

He de superar mis miedos y mi vergüenza, he de salir del armario y confesar que yo soy madrileña. Ale, ya lo he dicho: yo nací en la villa del Manzanares. Hace tiempo decía estas palabras con orgullo, esperanza y alegría. Ahora las digo en bajito y con la cabeza agachada. Soy madrileña y me da vergüenza reconocerlo.

Vergüenza por la gentuza que nos gobierna, a la que nuestra ciudad les importa un carajo. ¿Cómo explicar, si no, la pasividad de consistorio ante la malsana nube de mierda que ha cubierto la villa estos últimos días? Un alcalde y unos concejales cuya obligación es servir a los ciudadanos se limitan recomendar que no se coja el coche y a esperar a que el viernes vuelvan las lluvias. Acabamos antes diciendo que aguantemos la respiración hasta el fin de semana. Pues bien, señora Concejala de Medio Ambiente, tengo dos cosas que decirle:

1 Su falta de interés por la salud de las vías respiratorias de sus potenciales votantes me da naúseas.
2 Es usted más fea que un mocho de fregona sucio.

Vergüenza de mis conciudadanos borregos, que amparados por eructos razonamientos del tipo Si es que Gallardón está dejando Madrid preciosa o Votar es una pérdida de tiempo permiten a esta pandilla de mentecatos perpetuarse en el poder década tras década.

Y vergüenza de la mal llamada oposición que debería defender nuestros derechos y que, en lugar de eso, airea en los medios de comunicación sus odios y venganzas personasles; que es incapaz de ocultar sus ansias por un poder que al paso que va la burra vamos a tardar décadas en recuperar. Así no se recupera Madrid para la izquierda. Así no se gana a Esperanza Aguirre y a Alberto Ruiz-Gallardón. Así nos vamos todos a tomar por culo.



En el barroco el detalle se convierte en ley: lo recargado, lo matizado... en el barroco nada se deja a la ligera.

Permanezco fiel a mi palabra y os traigo la tercera entrega de mis listad de grándes éxitos del pasado para Spotify. Hoy toca el barroco: claroscuros, contrarreforma, exaltación religiosa… pero ¿qué pasó en el panorama musical en el siglo XVII? Pues, básicamente, que todo cambió. El barroco fue el momento en el que se empezó a concebir la música tal y como la conocemos hoy. Una revolución en toda regla y una fuente de inspiración para todas las épocas posteriores.

Ideas como usar la música para emocionar o ponerla al servicio de la palabra eran impensables hasta entonces. Con el barroco se inventó la ópera y la música eclesiástica se convirtió en una magestuosa lucha de titanes entre católicos y reformistas. Voy a tratar estos dos campos (recitativos religiosos y las primeras óperas) en futuras listas, pero hoy no vamos a centrar en el barroco exclusivamente instrumental. Y lo vamos a hacer de la mano de sus tres autores más representativos: Bach, Händel y Vivaldi.

– Lista de Spotify. Música clásica para dummies (iii): perlas barrocas

¿Cómo se hacía música en el barroco? El barroco musical no se diferencia demasiado a las características de sus homónimos en las demás artes. Piensa en la arquitectura: el barroco toma las líneas puras del renacimiento y las llena de decoración y florituras. Algo parecido pasa en la música: cualquier melodía, por simple que sea, es susceptible de convertirse en una pieza llena de detalles y decoración. Muchas veces ello se debe a la necesidad de componer piezas majestuosas, como es el caso de Water Music and Music for the Royal Fireworks (puedes oírlas completas aquí) de Händel (incluidos en la lista): música para emocionar, para mostrar la grandeza de un país y sus gobernantes al mundo.

Pero en el barroco también se componen piezas íntimas y cercanas, hechas para la reflexión, no necesariamente religiosa, o por el mero hecho de buscar la belleza y de perfeccionarla hasta la extenuación. Gran ejemplo de ello son las (eternas) Variaciones Goldberg (óyelas enteras aquí) de Bach, una selección de las cuales se pueden oír en la lista.

He intentado, en esta ocasión, combinar música de cámara con sinfónica, alegre con meditativa para que haya un poquito de todo. Si te gusta lo que oyes, no dudes en seguir haciendo clicks en Spoti hasta hartarte: los músicos barrocos fueron tremendamente prolíficos, y su genio perdura en nuestros días. Si tienes dudas, los comentarios están para preguntar.



Si hubiere una muchacha virgen desposada con alguno, y alguno la hallare en la ciudad, y se acostare con ella; entonces los sacaréis a ambos a la puerta de la ciudad, y los apedrearéis, y morirán; la joven porque no dio voces en la ciudad, y el hombre porque humilló a la mujer de su prójimo; así quitarás el mal de en medio de ti.
Mas si un hombre hallare en el campo a la joven desposada, y la forzare aquel hombre, acostándose con ella, morirá solamente el hombre que se acostó con ella; mas a la joven no le harás nada; no hay en ella culpa de muerte; pues como cuando alguno se levanta contra su prójimo y le quita la vida, así es en este caso. Porque él la halló en el campo; dio voces la joven desposada, y no hubo quien la librase.
Cuando algún hombre hallare a una joven virgen que no fuere desposada, y la tomare y se acostare con ella, y fueren descubiertos; entonces el hombre que se acostó con ella dará al padre de la joven cincuenta piezas de plata, y ella será su mujer, por cuanto la humilló; no la podrá despedir en todos sus días.
Deuteronomio 22, 23-29

En 1999 los tribunales italianos añadieron la coletilla definitiva a estas leyes sobre la violación. De nuevo, la culpa es de las madres, que las visten como putas. Si quieres descubrir más cosas curiosas sobre La Biblia, pásate por mi sección Cosas que aprendo leyendo La Biblia.



et cetera
A %d blogueros les gusta esto: