The Lost Dreamer











{18 abril, 2011}   Mi primer paseo por Madrid Río

Una de las áreas de refresco del parque Madrid Río a la altura del Puente de Segovia.

Ayer por la tarde me di un breve paseo por uno de los tramos recientemente inaugurados del parque Madrid Río, recientemente inaugurado en mi ciudad. Anduve a lo largo del tramo entre Príncipe Pío y el Estadio Vicente Calderón, por la margen izquierda del Manzanares. Aprovecho que tengo un blog para apuntar mis impresiones sobre el proyecto estrella de esta legislatura en la capital del reino. Dejo al lector la extracción de conclusiones, sobre todo a través de su experiencia en el parque.

– LO BUENO:

  • Que hay un parque donde antes solamente había carretera y ruido.
  • Que ahora parece que Madriz tiene un río. Al menos por unos metros.
  • – LO MALO:

  • A pesar de que gran parte de las personas que estaban disfrutando del parque lo hacían en patines o en bicicleta, no había ninguna zona o vía habilitada para ellos. A los viandantes solamente nos quedaba confiar en la buena voluntad el civismo de los propietarios de las ruedas para que todos pudiéramos caber por el paseo sin molestarnos demasiado.
  • En el par de kilómetros que recorrí no encontré más que una fuente que, además, no funcionaba. Además, no hay ni un solo puesto de helados, refrescos o pipas.
  • En dos kilómetros no encontré ni un solo banco. Había algo parecido a unas maceteras en las que se podía sentar uno, así como unas fuentes en las que puedes poner los pies a remojo (si quieres) mientras te sientas. Pero bancos, de los de toda la vida, ni uno.
  • El Puente de Segovia constituye una frontera insalvable para quienes quieren continuar su paseo desde Príncipe Pío: no se puede pasar por debajo, de modo que hay que subir por la calle Segovia, cruzar tres semáforos y andar un buen trecho para volver a acceder al parque. Ya que no hay un paso subterráneo, un paso de cebra justo a la salida del parque para facilitar el paso de un lado al otro no parece una idea tan descabellada.
  • Hay partes que son auténticos secarrales, con caminos de polvo y ni un poquito de césped para refrescar el ambiente. No hay sombras ya que la mayoría de los árboles todavía son demasiado pequeños para propocionarlas. No se me ocurriría pasear por ahí en verano.
  • Anuncios


    Mañana voy. Daré mis impresiones.



    Yon says:

    Por favor, no confines a tus conciudadanos a carriles bici, los parques son parques y la educación debe prevalecer vayan andando o sobre ruedas. Es solo cuestión de educación, no falta de carriles.

    ¿Por qué a esta ciudad le faltan cada vez mas bancos y fuentes? ¿Quizás queremos que la gente use las cafeterías?

    Y a ver si pueden enraizar los árboles…



    Puede que tengas razón y no hagan falta carriles bici sino civismo. Vamos, el otro día lo había, nadie molestaba a nadie, pero la verdad es que las zonas de paseo parecían un pelín estrechas con tanta gente, bicis y patinadores. En Madrid nunca ha habido muchas fuentes, pero no sé si ello hará que aumente la afluencia a las cafeterías: la verdad es que hay zonas del parque que ni siquiera tienen bares cerca, así que no sé…



    ¡AL FIN HE IDO AL RÍO!
    Esta mañanita con la fresca, a eso de las 8 de la mañana, he cogido la bici y me he ido de garbeo. La intención era subir por la vía ciclista de la carretera de Colmenar, pero a mitad de camino he recordado que tenía esta ruta pendiente y he ido a explorarla. He hecho el anillo ciclista suprimiendo la zona sur y uniendo la ruta desde las cercanías de la Casa de Campo hasta el Parque del Manzanares vía Madrid-Río. Total, 60 kms casi redondos.

    Y la verdad es que me ha resultado bastante decepcionante. En primer lugar el acceso (viniendo desde Puerta de Hierro) me ha resultado complicado, la señalización, como en otras partes del anillo, es pobre y escasa. Quizá haya una entrada mejor, pero viendo que me estaba desviando he tenido que salirme por un puente que conduce a San Pol de Mar y desde ahí, por vía urbana, encontrar el recoveco que te mete en el parque-paseo-ruta o como lo llamen del río.

    Una vez allí recalco lo que muchos dicen, es un secarral. Cierto es que muchas cosas están recién plantadas y tendrán que crecer, digo yo, salvo que hayan cometido la gran cagada que hicieron en la Avenida de Portugal poniendo especies no autóctonas con mucho cemento y poca tierra que se morían. Chiringuitos, ni uno, aunque ya nos han explicado fuentes del Ayuntamiento que no se presentó nadie al concurso de adjudicación. Fuentes, no he visto más que una, bastante lejos de la zona por la que he entrado, e inserta en un mazacote horroroso de cemento. Eso sí, tenía varios surtidores, quizá porque ya calculaban que quien viniera de lejos a estas alturas estaría más seco que el Sáhara.

    Ahora, lo que más me ha preocupado es que la vía de camino debe ser compartida por peatones, ciclistas e incluso, por lo que he visto, con motos de policía. Confieso que he ido por la vereda derecha en dirección oeste-este y al otro lado se apreciaban zonas con más verde y no he visto si había o no área de paseo, pero en el lado derecho se concentraba casi todo el mundo. Esto de tener que compartir lo han hecho con el culo. Eran las 10 de la mañana de un día de fiesta y había zonas con muchísima gente, sobre todo en las áreas cercanas al Paseo de Extremadura. Que tengamos un incidente es cuestión de tiempo. ¿Por qué?

    Soy conductor, soy peatón y soy ciclista, y no sé si es que soy la excelencia en todas las situaciones o un pringado respetuoso, pero cada vez que me pongo en uno de los tres papeles me agarro unos cabreos cósmicos tanto con los que van como yo (en cualquiera de los 3 casos) como con los que se mueven por otro medio. Estoy harto de ver conductores violentos, agresivos, abusones, torpes, imprudentes e irrespetuosos, tres cuartos de lo mismo con ciclistas temerarios, también torpes, también irrespetuosos y también imprudentes, y con lo que últimamente ando como el demonio es con los peatones cada vez que me meto en un ramal urbano ciclista. Afortunadamente el anillo ciclista es lo suficientemente ancho como para que no haya casi problemas, pero en los ramales es un dolor de cabeza constante el ir sorteando gente de todo tipo: mamás con carritos de bebé, señoras con carritos de la compra. personas mayores que casi no pueden moverse, señoras y señores paseando al perro (muchas veces sin correa, QUE ESTÁ PROHIBIDO Y ES PELIGROSÍSIMO), jovencitas contándose sus cosas ajenas a todo, despistados que esperan el autobús o simplemente miran al cielo con un dedo en la nariz (esto es verídico)…y un sinfín de indolencias y de faltas de respeto que además son peligrosas. Yo no me meto por la acera, no se metan en mi carril, que además está perfectamente señalizado cada diez metros.

    El caso es que todo esto lo que denota es que seguimos siendo, en general, unos ciudadanos no demasiado ejemplares, y que eso del civismo a muchos les debe sonar a invento sociata o vete tú a saber qué. Seguimos tirando los papeles al suelo, las colillas por la ventanilla, si podemos, nos saltamos una cola, aparcamos en pasos de cebra, meamos en los portales y pegamos voces a las tantas de la mañana. Bueno, pues ahora quiere el señor Gallardón que, con la grandíiiiiisima y dilatadíiiiiiiisima experiencia que tenemos en este país de respetarnos los unos a los otros y compartir vías en distintos medios locomotrices, vayamos todos juntitos en armonía por las vías de Madrid-Río. Hace unos días leí un artículo en que ya había quejas. Los peatones de Madrid-Río se quejan de que las bicis van muy deprisa y les pasan rozando. No les falta razón. Hoy he visto a algún kamikaze haciendo eses sorteando a otros ciclistas, a peatones y a gente que hacía footing. La única solución que se le ha ocurrido al Ayuntamiento es decir que las bicis deben limitar su velocidad a 5 km/h. Y entonces son los ciclistas los que se quejan, claro. ¿Alguno de los excelsos consejeros y asesores del Ayuntamiento que el otro día se hicieron la foto encima de una bici suelen bajarse del Mercedes para tomar las dos ruedas? Para alcanzar los 5 km/h casi mejor bajarse y echarse la burra a la espalda. Hoy, casi sin dar pedales, y con sumo cuidado viendo lo que veía, no conseguía bajar de 19-17 km/h. No tienen ni idea. Lo más grave es que nos argumentan que esto se ha hecho así, en común, porque ciertos “expertos” concluyeron que hacer vías segregadas era inviable o poco seguro, no recuerdo que palabra emplearon exactamente. Pues señores, el anillo ciclista, donde está decentemente hecho (que quedan tramos infames), es más o menos de las mismas dimensiones, y tiene perfectamente delimitada la zona de bicicletas y la zona de paseantes, y nadie invade la zona del otro. ¿Por qué deducen que aquí no sería lo mismo? ¡Ah, claro!, quizá sea porque el mega proyecto del faraón Gallardón espera reunir allí a centenares de madrileños a la vez dándose a la vida sana y la vía de paseo quedaría pequeña…pero entonces ¿para qué todo el terreno que circunda? ¿por qué esta moda de ser muy deportistas y muy sanotes pero ser incapaces de poner nuestras zapatillitas caras del Decathlón sobre la arena? Es acojonante, pero el número de personas que iban a pie sobre tierra era ínfimo, ¡ÍNFIMO!. O sea, que queremos zonas verdes, queremos simular que la naturaleza está presente en la ciudad, pero no mancharnos los pies. No entiendo nada.

    Pues nada, añadir que encontrar la salida hacia el Parque del Manzanares también me ha costado. No hay señales, y de pronto hay bifurcaciones que no sabes cuál tomar. Yo he tomado una que me llevaba al lado izquierdo de río, hacia Arganzuela, y ya casi saliendo de la zona delimitada para el deporte me encuentro un pequeño croquis en el que se explican las direcciones a tomar. Pero claro, como yo venía del lado contrario y ya estaba dentro, he tenido que dar un par de vueltas hasta encontrar la vía buena. Y ya está: madrileños, vamos todos a usar lo que tan ricamente estamos pagando con las subidas de impuestos de Gallardón y que seguirán pagando nuestros hijos y nietos.



    Oigan, que esto lo he dicho yo, movidas de compartir PC.



    Los comentarios están cerrados.

    et cetera
    A %d blogueros les gusta esto: