The Lost Dreamer











{30 junio, 2011}   Cosas que aprendo leyendo La Biblia (xi): los sacrificios, si son humanos, mejor

Entonces hizo [Jefté] al Señor el siguiente voto: “Si entregas a los amonitas en mis manos, el primero que salga de la puerta de mi casa a recibirme, cuando yo vuelva victorioso, pertenecerá al Señor y lo ofreceré en holocausto“. […] Cuando Jefté regresó a su casa, en Mispá, le salió al encuentro su hija, bailando al son de panderetas. Era su única hija; fuera de ella, Jefté no tenía hijos ni hijas. […] Ella se fue a las montañas con sus amigas, y se lamentó por haber quedado virgen. Al cabo de los dos meses regresó, y su padre cumplió con ella el voto que había hecho. La joven no había tenido relaciones con ningún hombre.
Jueces 11:30-31, 34, 38-39

Después de pasarse dos libros explicando cómo matar a los cabritos para ofrecérselos y persiguiendo a los que se desvían de la norma, ahora resulta que Yahvé prefiere que le sacrifiquen jovencitas vírgenes.
Si quieres aprender más cosas curiosas de La Biblia, pásate por mi sección Cosas que aprendo leyendo La Biblia.

Anuncios


et cetera
A %d blogueros les gusta esto: