The Lost Dreamer











{1 julio, 2011}   100 Lesbianas visibles y una idea genial

Hace 6 años que no me paso por la Manifestación del Orgullo LGTB que se celebra cada año en Madrid por estas fechas. A cambio me he pasado todo este tiempo entonando el No me representan que tan de moda está últimamente. No me gustaba que, por ejemplo, todas las carrozas parecieran enormes y ruidosos anuncios de marcas y partidos políticos con ganas de parecer un poquito más gay friendly, o que a ellas se encaramaran personas con más ganas de juerga que de reivindicar algo.

¿Todas? ¡No! Resulta que estaba equivocada: desde hace cuatro años hay una carroza que ni lleva ni quiere publicidad ni patrocinadores y que se mueve gracias a la voluntad y el dinero de las chicas que la montan y que se suben a ella. Se trata de la carroza de 100 Lesbianas Visibles, de la que este sábado formaré parte. ¿Mis motivos?

  • A la visibilidad lésbica le queda un largo y difícil camino por recorrer, y esto no va a hacerse a base de la cobardía de las chicas que se pasan 364 días al año en el armario. El día que que en el pueblo más pequeño de España dos mujeres puedan besarse en público sin levantar un escándalo será gracias a personas como las que montan esta carroza: con sólidas ideas, compromisos y, ante todo, valor para poner proyectos arriesgados en marcha.
  • Me encanta la idea de la carroza autofinanciada y sin publicidad: para subirse hay que pagar, y eso garantiza que quien esté ahí arriba tiene cierto grado de compromiso más allá de las ganas de pasarlo bien (eso ni se pone en duda, por supuesto). Además, absolutamente toda la decoración de la carroza está hecha por las chicas que la organizan: me parece simplemente genial.
  • Para mi esa sí que es una gran manera de reivindicar la visibilidad lésbica: vivir de acuerdo a ella durante todo el año y reservar un día de éste para celebrar el esfuerzo y los éxitos obtenidos.
  • Según me dicen, la carroza ya está completa y ya no pueden admitir a más gente allí arriba. Pero, por supuesto, quienes queráis defender la visibilidad lésbica (heterosexuales, bisexuales, gays, lesbianas, niños, niñas, monjas, curas, mascotas y demás) estáis invitados a acompañarnos en su recorrido, desde la Puerta de Alcalá hasta la Plaza de España el sábado a partir de las 6 de la tarde. La carroza de 100 Lesbianas Visibles ocupará la posición número 19 en la comitiva del Orgullo, justo antes de la de Juan Por Dios. No olvidéis llevar algo que os cubra la cabeza, crema solar y mucha agua: el calor, como todos los años, va a apretar muy fuerte este Orgullo.

    Por la visibilidad lésbica también lucha la revista online MiraLES, una interesante publicación mensual que abarca diversos temas relacionados con el mundo de las lesbianas y el feminismo. Este mes han tenido la amabilidad de entrevistarme para su sección de bloggeras, cosa que me ha hecho muchísima ilusión y que les agradezco sinceramente, especialmente a Silvia, que ha sido la que ha organizado la entrevista. Quien quiera saber un poco más sobre mi, puede pasarse y comentar por la web de la revista. Y ya de paso le echáis una ojeada, que está muy chula.

    Anuncios


    Akydigit says:

    Estoy a favor de la libertad sexual y de las fiestas siempre y cuando se respeten los derechos de los demás, pero deberíamos de empezar a tratarnos por igual, tratándonos como personas y no como sexos o por nuestra inclinación sexual y para eso la fiesta del “Orgullo Gay o LGTB”, creo que esta de más pues no se hace la fiesta del “Orgullo Heterosexual”, tampoco creo que sea un orgullo ni una deshonra tener una inclinación u otra.
    Es un poco difícil y aún creo que muchas personas aún no tienen la suficiente tolerancia para ver a dos mujeres o hombres besarse en publico demostrando su amor, pero poco a poco se superan las cosas, hace unos 20 años nadie podría imaginarse que en España pudieran casarse dos personas del mismo sexo, pero hoy por hoy la cosa a cambiado. Todo necesita un tiempo, también ayudan estos eventos y manifestaciones siempre y cuando nadie pierda los papeles.



    En primer lugar, gracias por leer y comentar en mi blog. En segundo, se llama ‘orgullo’ por contraposición a la humillación y la vergüenza que suponía hasta hace no mucho (y aún hoy, en muchos lugares) ser homosexual. El nombre se ha quedado así como tantos otros: es una forma de decir que no hay nada de que avergonzarse.
    En tercer lugar, tienes razón en que las cosas cambian poco a poco. Hace 10 años nadie habría dicho que en España los homosexuales llegaríamos a tener los derechos que tenemos a día de hoy. Pero los cambios no llegan solos: llegan porque ha habido gente trabajando muy duro concienciando a ciudadanos, políticos y legisladores desde multitud de instituciones, grupos y agrupaciones, para que hoy estemos donde estamos. A cambio de tanto trabajo y tantos logros, una celebración no me parece tanto pedir.
    Sobre lo de la fiesta y los derechos de los demás: en Madrid los derechos de los ciudadanos en lo que a materia de ruido se refiere se ignoran a diario. Parece que los 4 días del Orgullo sean los únicos en los que hay ruido en esta ciudad. Ahora, que cuando gana el Madrid no se queja nadie. Por no mencionar la infinidad de fiestas teóricamente religiosas (San Fermin, Fallas, Semana Santa…) que producen ruido, suciedad y malestar. No nos engañemos, aquí el problema no son los 4 días de ruido: es quien lo produce



    Me alegra un montón que exista esa carroza y que hayas vuelto al orgullo por ese motivo. Aunque eso suponga que no estás disponible en mi mercado 😛



    Desde el punto de vista de un heterosexual que solo ha visto el día del orgullo por la tele he de decir que nunca me ha gustado. Por motivos muy parecidos a los que expones: no veía que pudiera servir de nada positivo a nadie que yo conociera, sino más bien a dar una imagen totalmente opuesta a la verdad. Es más, a veces incluso he pensado que era más una oportunidad de “molestar” a según qué personas que a reivindicar nada, convirtiendo en objetivo real lo que debería ser un daño colateral, y haciendo de la reivindicación real una excusa. Pero admito que puede ser una idea distorsionada.

    Efectivamente, ese tipo de carreta creo que sí es algo de lo que cualquiera puede sentirse orgulloso. Incluyendo heterosexuales, bisexuales, gays, lesbianas, niños, niñas, monjas, curas, mascotas y demás que queremos una sociedad mejor y menos hipócrita 🙂



    Me gustan este tipo de ideas que sirven para reivindicar una libertad que aún no es real del todo. Me gusta eso de autofinanciada, en contraposición a la mayoría de las carrozas que siempre son del tipo “fiestero” y llenos de publicidad, como bien has dicho.

    Lo de celebrar el orgullo me parece bien en este caso porque realmente reivindicais una visibilidad y una libertad que en el papel existe pero no en la realidad.

    Siempre es interesante ver propuestas como esta 🙂



    Siempre me ha llamado la atención cuando ponen en calendario del Orgullo y la gente ignora que en ellos está también los actos reinvidicativos y de información. Pero últimamente a nadie le interesa salvo las actuaciones incluyendo a nuestro propio colectivo. Gracias por la información de que hay carrozas independientes sin publicidad.



    Los comentarios están cerrados.

    et cetera
    A %d blogueros les gusta esto: