The Lost Dreamer











{28 septiembre, 2011}   Cataluña: cuestión de prioridades

Una noticia de este lunes (ojo, que estos datos no parecen tener en cuenta lo que cuesta doblar todo lo que se emite en TV3):

En 2012, en Cataluña habrá 25 películas dobladas al catalán. En 2010 hubo cinco películas. […] Para alcanzar estos porcentajes de cuotas de mercado, la Generalidad gastará 1,4 millones de euros al año para el doblaje y la promoción de las películas en catalán (que podría pasar, incluso, por la promoción de las películas entre la juventud y sufragar parte del coste de las entradas). (Puedes leer la referencia completa aquí).

Partiendo de la base de que doblar las películas al castellano ya me parece de por si un atraso y uno de los motivos por los que en este país conjunto de nacionalidades hablamos tan mal el inglés, gastarse más de un millón de euros en doblar unas pocas al catalán ya me parece de chiste. Para apoyar mi gafapastismo trasnochado aporto un dato:

Subtitular una película cuesta entre 2.000 y 3.000 euros y doblarla, entre 30.000 y 35.000, según fuentes de la secretaría de Política Lingüística de la Generalitat. (Lee aquí un excelente artículo de La Vanguardia sobre lo que cuesta doblar una película)

Otra noticia de ayer por la tarde:

El Departamento de Bienestar y Familia de la Generalitat ha comunicado a las residencias concertadas y colaboradoras que no cobrarán con normalidad hasta noviembre. (Referencia en El País)
7.500 entidades trabajan actualmente en Cataluña en el campo social. Atienden a cerca de 1,7 millones de ciudanos y se calcula que emplean a más de 100.000 personas. Su labor representa el 2,8% del PIB. (Referencia en ADN Barcelona)

Desgraciadamente no he conseguido encontrar por ningún sitio un artículo en el que se diga cuánto dinero se le debe o se le va a deber a las residencias concertadas de Cataluña, sobre todo de cara a hacer demagogia barata y compararlo con lo que cuesta doblar 25 películas al catalán. Que estamos en tiempos de crisis es algo que todos comprendemos perfectamente. Lo que no alcanzamos a comprender tan bien son las prioridades del Govern de CiU en Cataluña. O las comprendemos y flipamos un poco. No lo sé bien. Desde mi estrecho punto de vista madrileño me parece más importante garantizar los pagos a las residencias y ahorrar doblando las películas. Pero bueno, es que los madrileños, ya se sabe, somos todos gilipollas.



No soy traductora y lo he ido cogiendo al vuelo según lo escuchaba. Lo he hecho porque mucha gente no sabe inglés y estas cosas hay que entenderlas completamente. No obstante, recomiendo ver el vídeo en el que un analista llamado Alessandro Rastani es entrevistado en la BBC. He visto pelis de zombis bastante menos terroríficas que este vídeo. Atentos a sus palabras.

Señor con corbata: Estoy muy seguro de que este plan de rescate, no importa cuanto dinero se ponga en él, no va a funcionar, porque este problema no se va a resolver. Estoy muy seguro de que el Euro va a caer, y va a caer duro porque los mercados están gobernados por el miedo. Ni los grandes ni los pequeños inversores, quiero decir, las instituciones, no se creen este plan de rescate. Básicamente, saben que el mercado está quemado, acabado, y el Euro a ellos no les importa. Están moviendo el dinero a lugares más seguros como bonos del tesoro, bonos a treinta años o el dolar estadounidense. No va a funcionar.

Periodista aterrorizada: Seguimos oyendo que cualquier cosa que los políticos propongan no es correcto. ¿Podría decirnos qué habría que hacer para tener a los mercados más contentos?

Señor de la corbata: Es complicado. Personalmente no me importa, yo soy un inversor, a mi no me preocupa hacerlo bien. Si veo una oportunidad para hacer dinero, voy a por ella. Para la mayoría de los inversores no nos importa cómo vamos a arreglar la economía, la situación. Nuestro trabajo es hacer dinero de ello y, personalmente, llevo tres años soñando con este momento. Tengo que confesar que cada noche cuando me voy a la cama sueño con otra recesión, con otro momento como este. ¿Por qué? Porque la gente no parece recordarlo pero la depresión de los años 30 no fue debida solamente al crack financiero: hubo gente que se había preparado para sacar dinero de aquel colapso. Creo que cualquiera puede hacerlo, cualquiera tiene la oportunidad de hacer dinero con esto. Cuando el mercado colapse, cuando el Euro caiga, si sabes lo que hacer, si tienes un plan, puedes sacar mucho dinero.

(Lo que queda de) la periodista: Como puede ver estamos todos boquiabiertos ante lo que acaba de decir. (El señor de la corbata sonríe). Apreciamos su sinceridad pero, ¿qué pasa con el resto de nosotros, con el resto de los europeos?.

Señor con corbata: Escuche, voy a decirle algo a todas las personas que están viendo esto: esta crisis económica es como un cáncer. Si nos paramos pensando que se va a pasar, va a crecer como un cáncer y va a ser demasiado tarde. Los que le diría a todo el mundo es PREPÁRENSE. No es el momento para creer que los gobiernos van a arreglarlo. Los gobiernos no controlan el mundo: Goldman Sacks gobierna el mundo. Y a Goldman Sacks no le importa este plan de rescate. Básicamente lo que le diría a la gente, porque yo quiero ayudar a la gente, es que hay formas de hacer dinero sin necesidad de ser inversor. Lo que necesitan hacer es aprender a hacer dinero desde los mercados base. Lo primero que la gente debería hacer es proteger sus bienes, lo que tienen, porque en menos de 12 meses los ahorros de millones de personas van a desaparecer. Y esto es solo el comienzo. De modo que les diría que se preparen y que actúen ahora, porque el riesgo más grande que la gente puede asumir ahora es no actuar.

Y esto es todo, señoras, señores, el mundo se va a tomar por culo. Ante estas afirmaciones en mi opinión, solo nos quedan dos salidas. El suicidio, la muerte de todos los gilipollas que no vamos a sacar dinero de todo este pifostio; o despedazar a este tipo y a todos los de su calaña en las plazas públicas de toda Europa. Este señor dice que sueña cada noche con una recesión. Yo sueño con un cáncer de páncreas para él y para todos sus seres queridos (si es que una rata así puede querer a algo o a alguien) y leucemias largas e incurables para toda sus prole. En ocasiones como esta, siento envidia de los franceses y de su revolución. Pero sin cortar cabezas: eso es demasiado humanitario teniendo en cuenta los tiempos que corren.

ACTUALIZACIÓN: Son muchas las webs a lo largo del día que han especulado con la posibilidad de que el tal Rastani sea un actor. Parece ser que la gente de Forbes (gracias @loopsmy) ha intentado aclarar este asunto y no están demasiado seguros: sólo se dice (como ya se ha apuntado antes, vía @godivaciones) que Rastani es un inversor particular, que no trabaja para ninguna de las grandes agencias o capitales de las que habla, sino que invierte su propio dinero. El grupo de actores al que se dice que pertenece el supuesto impostor jura que ellos no tienen nada que ver y el personaje tiene una cuenta de Twitter que, si bien no usa mucho, cuenta con tuits de más de 12 meses de antigüedad. Tres cuartas de lo mismo con su blog: tiene pocas entradas, pero la más antigua es de mayo del año pasado. Si es una broma, el tipo lleva mucho tiempo preparándola. Lo que sí que veo es que el tipo en cuestión tiene defensores y detractores a partes iguales, como se puede ver en los mismos comentarios de este blog o en varias conversaciones que he tenido por Twitter, en las que ya no me sorprende encontrar a personas que dicen que harían lo mismo o que repiten sin parar que la culpa de todo esto la tienen los gobiernos (o sea, Zapatero). Lo que es seguro es que, sea un actor o no, lo que dice este tío es la pura verdad, y ningún trader ha salido a desmentir sus afirmaciones. La experiencia de lo que lleva meses sucediendo con las economías europeas pone de manifiesto que lo que dice no es ninguna exageración: cuando apuestas a que la economía de un país (es decir, los ahorros de millones de personas) se va a ir a tomar por culo y tienes la oportunidad de fomentar dicho colapso, pues la aprovechas. Y eso ha hecho este personaje: crear más miedo todavía.

ACTUALIZACIÓN 2: Tras un día dando vueltas por el mundo, parece que anoche el Daily Telegraph aclaró que Alessio Rastani no era un trader sin escrúpulos, ni un actor, sino un gilipollas con ganas de llamar la atención. O al menos eso dice ahora. Los periodistas han averiguado hasta su marca favorita de calzoncillos y la conclusión es que el tío es un mindudi que tiene 10000 libras en números rojos como resultado de sus inversiones (cierto es que encontrar las cuentas reales de un inversor real no debe ser tarea simple). La BBC no se pronuncia sobre cómo dieron con semejante personaje ni qué motivos les llevaron a entrevistarle. En cualquier caso, Rastini ha dado pie a un interesantísimo debate simplemente diciendo algo que ya se sabía pero que nadie decía en voz alta. Y muchos se han destapado opinando que, si pudieran, ellos harían lo mismo.



{26 septiembre, 2011}   Los grandes argumentos de la derecha

¿Cómo hilar un discurso político mínimamente elaborado para un orangután?

Conversación real en la que A es maestra en la Comunidad de Madrid y B es funcionario del Estado:

A: …En el área sur de Madrid se han reducido más de 700 plazas. En la primaria ya hicieron criba el año pasado, pero es posible que el año que viene vuelvan a reducir las plantillas.
B: Es una lástima que os preocupe eso, en cambio a mi lo que me preocupa es que en la máquina de café del trabajo me han quitado el capuccino.
[El resto de los comensales se ríen]
C: Me parece lamentable la respuesta que acabas de dar. Estás utilizando el sentido del humor para disimular tu ignorancia y tu desprecio por la educación pública.
[El resto de los comensales piensan que C es gilipollas por arruinar una agradable velada hablando en serio de algo]
B: Pues es la verdad, a mi lo que me preocupa es la máquina de café del trabajo.

Y así nos va. Nos toca disfrutar de lo votado. Quien quiera callarse, que se calle. Pero yo no voy a cortarme un pelo si un facha ignorante gilipollas hay recordarle en voz alta lo que es.



{21 septiembre, 2011}   ¿Dónde está Tomás Gómez?

Han pasado 122 días desde las elecciones que llevaron al Partido Socialista de Madrid a su mayor derrota electoral del presente periodo democrático (salvando, obviamente, aquel asuntillo de Eduardo Tamayo) y el líder de esta formación, la eterna promesa del socialismo ibérico, el alcalde más votado de España, el Obama de Parla, el único, el irrepetible, el aplastaministras Tomás Gómez, se encuentra en paradero desconocido. La última noticia clara que tuvimos de él fue al día siguiente de su aplastante victoria derrota frente a (ésta sí que es única e irrepetible) Esperanza Aguirre, cuando nuestro héroe dijo que no, que no dimitía, que la culpa de todo la tenía Zapatero.

Desde entonces han pasado muchas cosas: el gilipollas soplagaitas que dijo que el metrobús no existía fue premiado con la presidencia de la Asamblea de Madrid; el Consorcio de Transportes aprobó con nocturnidad y alebosía alevosía una subida del 150% del billete sencillo de metro y autobús en plenas vacaciones mientras cientos de miles de cristofrikis peregrinos hacían uso de colegios, parques y transportes públicos que los madrileños pagamos (religiosamente, ahem…) con nuestros impuestos, a un precio irrisorio; media línea 7 de metro, justamente el tramo inaugurado hace 4 años en el Corredor del Henares, pasó casi tres meses cerrada coincidiendo con la aparición de deficiencias estructurales en varios edificios cercanos a su recorrido (por supuesto Metro niega cualquier relación entre dicho cierre y dichas grietas, pero por si acaso se han puesto a inyectar hormigón como cabrones); y, lo que es peor, resulta que los milagrosos planes de empleo del PP madrileño implicaban aumentar el número de horas docentes de los profesores de los institutos públicos de la región y dejar así a cientos de profesores interinos en el paro, amén de varios profesores con plaza fija sin horas para dar.

Este último punto es probablemente el más grave de lo que llevamos de legislatura en la región. Los profesores, liderados por los sindicatos, se han puesto en pie de guerra (que está genial, pero podían haber pensado mejor a quién votaban el pasado mes mayo) y están teniendo un apoyo bastante notable por parte de padres, alumnos y ciudadanos en general. Las desafortunadas declaraciones de Lucía Figar criminalizando a los profesores por establecer contactos con el 15-M y las angustiosas declaraciones de Espe Aguirre preguntándose si tiene sentido que la educación no obligatoria (a saber, bachillerato, FP y universidad) sea gratuita no han hecho más que echar más leña al fuego.

Y con la que está cayendo, el PSM y su líder de muestran que no sirven ni para hacer oposición. Tomás Gómez, incapaz de ceder su puesto a alguien con posibilidades de ganar las elecciones (sí, os recuerdo que justo ahora hace un año estábamos de primarias en Madrid), todavía más incapaz de ganarlas él, no es ni capaz de ganarse el sueldo como líder de la oposición. ¿Para qué le pagamos los madrileños entonces? ¿Para que convoque una rueda de prensa cuando el conflicto en la educación madrileña ya está completamente copado por los sindicatos? O Tomás Gómez ha estado estos meses secuestrado o es que simplemente es un inútil. Y no sé qué es peor.





Sookie Stackhouse: y parecía tonta cuando la compramos

La versión 'tonta' de Eric ha tenido tantas fans como detractoras a lo largo de la temporada

La primera temporada me pareció una genialidad. La segunda me gustó hasta la muerte de Godric. A partir de ahí, todo fue caer y seguir viéndola por inercia. Hadas, hombres-lobo, hombres-pantera y una lista interminable de gilipolleces que nada tenían que ver con la fina ironía de las primeras historias hicieron que casi pasara de ella. Pero, contra todo pronóstico, ayer llegué a una season finale sorprendente, buen cierre de una temporada que, sin la brillantez de la primera, ha sido divertida. Conozco bastante gente que ha dejado de verla: retomadla, porque la cuarta mejora. Ya no hay cuidados paralelismos entre vampiros y otros marginados de nuestra sociedad, elaboradas ironías sobre los fanatismos religiosos ni sexo bien hecho como al principio, pero está graciosa.

AVISO: Lo que sigue contiene enormes SPOILERS que pueden destriparte el final de la cuarta temporada de True Blood. Tu sabrás lo que haces.

  • Sookie, Bill y Eric: Tras el primer ataque de pánico de las hadas (todos tememos el momento en el que ese tema se trate realmente) y demasiadas vueltas con el tema del vampiro tonto (al principio es gracioso, pero tanta estupidez acaba por ser cargante) en el que se convierte Eric, Sookie acaba por aceptar que quiere a ambos pero que no se queda con ninguno. Tengo la esperanza de que Bill y Eric se acaben convirtiendo en el comando gay y la manden a paseo, pero no va a suceder. La temporada próxima Sookie lo intentará con Alcaide y, justo cuando se enamore de él cuando él la perdone por matar a Debie, éste morirá.
  • Tara, Lafayette y Jesús: La historia de la magia de Lafayette y Jesús nunca me convenció, y todos sabíamos que Jesús había llegado a la serie para palmarla cruelmente. No obstante, me dio penita que muriera. El personaje de Tara lleva dos temporadas dando tumbos estúpidos, con su (preciosa) novia desaparecida para siempre y parece que quedándose una vez más en Bon Temps. Por supuesto, no morirá: aparecerá algún vampirazo para darle su sangre y santas pascuas. Vaya drama de final. La historia del fantasma de la chica negra me pareció una chorrada inmensa, totalmente accesoria y falta de ritmo o interés.
  • Jason, Jessica y la gente pantera: Jessica es mi personaje favorito de la serie. No tiene mucho peso pero es gracias a eso que todavía no se ha vuelto en un plastazo como Eric o Bill. Jason cada vez me gusta más. Tras el terrible principio de la temporada, está claro que el tema de la gente pantera no está cerrado ni de lejos. Me ha encantado la reaparición del reverendo Newlin, pero tranquilos, apostaría a que no es un vampiro: recordad que el último capítulo se desarrolla en Halloween, y lo más probable es que solamente lleve colmillos de pega para acojonar a Jason. De todos modos, cualquier reaparición de los personajes de aquella secta es una gran idea.
  • Sam y familia: La familia de Sam nunca me gustó, eran demasiado estúpidamente malos. Me he alegrado con todas y cada una de sus muertes. La nueva novia de Sam es carne de cañón para morir en la próxima temporada. En general Sam me parece un personaje desaprovechado y habría querido que matara a su hermano para que pudiera quedarse con el poder de convertirse en otra gente.
  • Arlene, Terry y el Sheriff: Todo indica que los dos primeros, que empezaron como entrañables secundarios, van a tener un papel importante en la trama de la quinta temporada. Terry siempre me encantó, darle más peso será sin duda la mejor forma de joder el personaje. Parece que su pasado en Irak va a llamar a la puerta. Las adicciones al V en la serie ya empiezan a aburrir, pero bueno. Las historias de estos nunca pasan de divertidas a interesantes, pero están bien en la serie.
  • En general todo el tema de las hadas y la magia me echaba para atrás, pero no puedo negar que ha acabado siendo divertido. La mayoría de los capítulos me han dejado con ganas de más. El personaje de Marnie me ha parecido interesante y no demasiado mal dibujado, de modo que el villano de la temporada me ha dado juego. Menos interés me despierta la segura reaparición de Russell Edgington, que es tan malo y tan poderoso como el Imperio Galáctico, lo cual le convierte en algo tedioso. No me hace gracia la perspectiva de una quinta temporada con él. De las hadas ni hablo, porque me despiertan curiosidad cero.

    ¿Y a ti? ¿Qué te ha parecido? ¡Usa los comentarios! 😀



    Ante estos hechos sólo me cabe decir a los trabajadores: ¡Yo no voy a renunciar! Colocado en un tránsito histórico, pagaré con mi vida la lealtad del pueblo. Y les digo que tengo la certeza de que la semilla que hemos entregado a la conciencia digna de miles y miles de chilenos, no podrá ser segada definitivamente. Tienen la fuerza, podrán avasallarnos, pero no se detienen los procesos sociales ni con el crimen ni con la fuerza. La historia es nuestra y la hacen los pueblos.

    Trabajadores de mi Patria, tengo fe en Chile y su destino. Superarán otros hombres este momento gris y amargo en el que la traición pretende imponerse. Sigan ustedes sabiendo que, mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre, para construir una sociedad mejor.

    ¡Viva Chile! ¡Viva el pueblo! ¡Vivan los trabajadores!

    Lee completo el Último Discurso de Salvador Allende aquí.

    Hoy hace 38 años que Salvador Allende pronunció estas palabras. Fueron las últimas, antes de suicidarse ante el avance de las tropas golpistas que tomaban su país. Un país que le había elegido como su presidente en unas elecciones libres y democráticas en 1970. Tras el golpe de estado que le empujó al suicidio, Chile se sumió en 17 años de una de las dictaduras más despiadadas que ha conocido la Humanidad. Más de veintiocho mil presos políticos torturados y más de dos mil ejecutados. Que el tiempo haya confirmado que los autores intelectuales de semejante sinsentido se sentaran en mullidos sillones de los centros de mando del país más democrático de la Tierra solo añade un poco más de dolor a la historia.

    Hoy, como cada 11 de septiembre, celebramos un año más sin el héroe. VIVA CHILE.



    Envidia. Pura y dura envidia ante un talento incomparable que cada pocos años no puede evitar volver a sorprendernos, una y otra vez, con su inagotable universo personal y su sensibilidad para lo meramente bello. Envida es la única explicación para que los críticos de los principales periódicos de nuestro país despellejen (y nunca mejor dicho) como lo han hecho La Piel Que Habito. Especialmente hiriente es la crítica de Carlos Boyero en El País, en la que tacha de grotescos e involuntariamente cómicos algunos de los momentos más emocionantes del film. Por como habla y escribe, mucho me temo que el señor Boyero lleva años confundiendo su propia estupidez y la del público más básico con la palabra de Dios. Y va a ser que no.

    Puedo comprender que la rebuscada y enfermiza historia relatada en La Piel Que Habito no guste a todo el mundo. Es normal, es un relato de por y para dementes. Pero de ahí a descalificarla a ella y a todo su equipo (director manchego a la cabeza, por supuesto) sin piedad, cuando vivimos en un país que ensalza a mindundis sin la más mínima sensibilidad como Alejandro Amenábar, me parece simplemente de vergüenza. De vergüenza porque, independientemente de la narración, técnicamente la película es un festival de belleza. La madurez de Almodóvar se demuestra en la perfecta geometría de cada plano, en el tratamiento del color y en el lenguaje corporal de sus actores: las escenas de Elena Anaya practicando yoga, el detalle de las alfombras vistas desde arriba, el color de la sangre en las escenas de laboratorio… todo en La Piel Que Habito rezuma estilo, buen gusto y saber hacer. La desgarradora banda sonora de Alberto Iglesias (disponible en Spotify) también contribuye a intensificar todavía más la experiencia de su visionado.

    No voy a mentir: quien vaya al cine esperando ver al Almodóvar de Volver o de Mujeres Al Borde De Un Ataque De Nervios, va a salir echando pestes. Obviamente los detractores de toda la vida de Pedro también pueden ahorrarse la entrada. Pero a toda persona que quiera ver algo distinto, intenso, hermoso, bien hecho y que no le va a dejar indiferente, le animo a que pague su entrada y opine sobre la película. Con un poco de suerte puede unirse al club de dementes a los que La Piel Que Habito nos ha fascinado.



    Voy a ser breve: estoy a favor de la reforma de la Constitución para limitar el endeudamiento de las administraciones, y estoy a favor de que se apruebe sin referéndum. Antes de que el mundo me despelleje viva, expongo mis motivos. Agradecería que los leyerais mientras afiláis los cuchillos.

  • Mienten quienes, como los sindicatos, Izquierda Unida o Unión Progreso y Democracia, afirman que evitar que las administraciones se endeuden en exceso torpedeará en Estado del Bienestar. Señores, una administración que gasta más de lo que tiene es incapaz de sostener sus servicios públicos, como bien sabemos los madrileños y bien saben los valencianos. El Estado del Bienestar peligra si seguimos con esta política de deuda infinita, cuyos intereses encarecen todavía más cualquier acción. El uso populista que están haciendo las fuerzas de izquierda de esta medida para arañar unos cuantos votos al Partido Socialista me parece sencillamente nauseabundo.
  • Le piense a quien le pese, si el PP y el PSOE unen sus fuerzas representan a la amplísima mayoría de los votantes, que les entregaron su voto hace algo más de tres años. Unos 21 millones de votos más que legítimos para reformar la Carta Magna de acuerdo con nuestras propias leyes. Nadie está dando un golpe de Estado, nadie está cortando las alas a la Democracia y nadie está estableciendo un estado dictatorial, como he leído a mucha gente decir estas últimas semanas. Solamente se está haciendo uso de los canales legales para la reforma que nosotros mismo nos hemos dado. Ahora bien, comprendo el cabreo de una ciudadanía a la que se le lleva años diciendo que la Constitución es intocable: lo cierto es que mientras no haya entendimiento entre PP y PSOE, la Constitución es intocable. El Partido Popular ha pasado las últimas dos legislaturas bloqueando cualquier intento de acuerdo para ciertas reformas importantes y necesarias y en esas condiciones ni siquiera se podía plantear la idea de un referéndum.
  • Muchos critican la reforma, tachándola de imposición de la Unión Europea, los alemanes y del Banco Central Europeo. Más o menos la misma gente que, vía Fondos FEDER, han hecho que este país pase de contar con unas infraestructuras tercermundistas a ser lo que es hoy (cualquiera que recuerde lo que era hacer un viaje largo por carretera hace 20 años sabrá a lo que me refiero). ¿Creíamos que iba a ser gratis formar parte del club europeo? Nos ha dado muchas cosas buenas, pero ahora que nos exigen algo, lloramos, pataleamos y gritamos que esto es una dictadura. Joder, no se puede ser ni tan crío ni tan irresponsable.
  • La sociedad española no está preparada para votar en referéndum algo tan crítico como una exigencia clara y taxativa que nos impone el Banco Central Europeo a cambio de comprar bonos españoles, salvándonos así de la bancarrota y el rescate. Por supuesto, a los especuladores que juegan a hundirnos habría que colgarlos de las pelotas en una plaza pública, pero como no se puede, hay que hacer lo que esté en nuestra mano para salir adelante. Con el deleznable juego populista que está haciendo la izquierda de todo esto, las posibilidades de que en un referéndum (en el que iríamos a votar los mismos cuatro gatos de siempre, joder, que nos conocemos) salga NO, como pasó cuando Francia votó contra la Constitución Europea sin tener ni pajolera idea de lo que estaban haciendo, solo por cabreo contra su gobierno y mandando al traste cualquier sueño que tuviéramos los europeos de unión política. Tengo la impresión de que es este riesgo al NO lo que impulsado al PP y al PSOE a unir fuerzas (por una puta vez en siete años y medio): la que nos podría caer si algo así sucediera podría llevarnos a envidiar a los griegos.
  • Dicho esto, podéis matarme. Para eso están los comentarios.



    et cetera
    A %d blogueros les gusta esto: