The Lost Dreamer











{5 octubre, 2011}   Señor juez, a mi me gusta ser una zorra

Dedicada cariñosamente al juez Del Olmo:

Lo confieso. Me gusta que me llamen zorra en la cama. Con una sonrisita torcida y sin sujetador. También suscribo la canción de Las Vulpes (que debe tener más años que yo, pero bueno), como cariñoso apelativo de noches en las que salgo a divertirme y a bailar con mis amigos. Pero me parece que la palabra zorra proferida por un tío que le dice a su hijo que su mujer al día del juicio no iba a llegar poco tiene de excitante, cariñoso o, como dice el juez Del Olmo, para describir a un animal que debe actuar con especial precaución.

Conozco mucha gente chicas que dicen que en España hay mucho menos machismo del que se dice. Luego les toca un jefe, compañero de piso, profesor o juez (lo que se viene llamando hechos y experiencia) que las trata como si fueran puta basura y empiezan a pensar que tal vez estaban equivocadas y que sí que hay machismo en España. La judicatura, lejos de ser una excepción, parece ser un ejemplo paradigmático de ello. O nos cabreamos y pataleamos o nos lo tomamos con humor y salimos adelante. Como siempre hemos hecho.

Anuncios


Si no recuerdo mal: Vulpess, sin el LA, con dos “eses” y tipografiadas como las SS nazis.



Sí, todo correcto, pero para evitar confusiones, te puedes referir a ellas directamente como “las zorras”. Siempre formulado desde el cariño y el respeto, como en la audiencia provincial de Murcia (qué hermosa eres) 😛



Ham Tyler says:

Entonces una zorra es un lince en femenino? Es curioso lo machista que puede llegar a ser el lenguaje que utilizamos. Los hombres son tigres en la cama, las mujeres son guarras. Los hombres son mujeriegos, las mujeres facilonas. Los hombres tienen caracter, las mujeres son histéricas, o marimachos. Hay cientos de ejemplos, y hasta que no comencemos a darle importancia a las palabras no podremos cambiar la realidad ya que organizamos el mundo a través de significados y conceptos.



Caminante says:

Bueno, ser mujeriego yo no lo veo precisamente como algo bueno. Tener carácter para mi es casi siempre sinónimo de maleducado (al igual que cuando alguien es “brutalmente sincero”). Estoy de acuerdo que hay machismo en el uso del lenguaje, pero los ejemplos que pones no me parecen válidos. Un ejemplo válido sería con zorro/zorra y sus significados de astuto/prostituta, guarro (poco higiénico)/guarra (prostituta poco higiénica), perro(vago)/perra (véase zorra)… ahora que lo pienso, casi todos los significados peyorativos van hacia lo mismo.

Y creo que primero hay que cambiar la realidad para cambiar el significado. Si no dejaremos de usar unas palabras y comenzaremos a utilizar otras con el mismo fin. Y la realidad ha cambiado bastante, pero aún hay dinosaurios caminando entre los humanos.



Ham Tyler says:

No no, yo no entro en lo positivo o negativo de ser mujeriego, fogosa en la cama o con caracter, simplemente quería referirme al hecho de que los términos usados para referirse a lo que hacen los hombres y lo que hacen las mujeres son distintos y tienen una connotación distinta para quien los escucha.

En cuanto a la realidad y al lenguaje creo que van tan unidos que es difícil cambiar una sin cambiar el otro, aunque seguramente el lenguaje es machista porque la sociedad lo es. Obviamente, lo prioritario es comenzar a cambiar la realidad y creo que el lenguaje tiene su importancia para conseguirlo, aunque no sirve de nada decir alumnos/as si al final no tienen las mismas oportunidades en una sociedad tan políticamente correcta.



Bonita conversación os ha salido sobre si nuestro idioma es machista. Justo lo hablaba hace unos días con una amiga. Suelo estar muy en contra de algunas chorradas del lenguaje inclusivo, como intentar generar palabras neutras cambiando ‘e’, ‘o’ y ‘a’ por ‘x’, especialmente porque no se puede reproducir en el lenguaje oral. Lo de ‘ciudadanos y ciudadanas’ solo lo digo cuando quiero parecer gilipollas. Pero lo cierto es que si nuestro idioma tiene tan pocas palabras femeninas y en lugar de géneros neutros usamos muchos masculinos para designar colectividades, puede que ello tenga algo que ver con lo machista que ha sido tradicionalmente nuestro país. No soy filóloga ni nada parecido, pero creo que una sociedad machista hace de su idioma algo también machista, y que dicho lenguaje vuelve a revertir en el machismo de la sociedad. Una pescadilla que se muerde la cola y que es nuestra responsabilidad parar



Los comentarios están cerrados.

et cetera
A %d blogueros les gusta esto: