The Lost Dreamer











{7 octubre, 2011}   ¿Ciudadanos o clientes?

Imagen tomada esta semana en una estación de la Línea 9 del Metro de Madrid

cliente. (Del lat. cliens, -entis).
1. com. Persona que utiliza con asiduidad los servicios de un profesional o empresa.

A lo mejor es una chorrada esto que voy a decir, pero ¿soy la única a la que se le hace raro que la traten de clienta cuando hace uso de los servicios públicos que paga con sus propios impuestos?

No sé muy bien a dónde va esta reflexión, ni este post, ni por qué lo pongo. Es solo que ayer saqué la foto que lo acompaña y me llamó la atención (eso y que el blog es mío y me lo follo como quiero). ¿Los usuarios del Metro de Madrid somos clientes? ¿Y los de la EMT también? (también hay carteles que nos llaman así en varios autobuses) Estrictamente, según la RAE (que no suele ser la fuente más fiable de sabiduría, por lo visto), parece que sí, aunque a mi me gustaría más ver una palabra, ¿cómo decirlo? menos… mercantilista. ¿No podemos ser usuarios o ciudadanos y así no tener la sensación de que usamos el Metro como quien compra en El Corte Inglés? Hace unos meses en un hospital público de la Comunidad de Madrid también observé cómo se trataba a pacientes y familiares en términos de clientela. ¿De verdad? ¿De verdad somos clientes y no pacientes?

Llamadme paranoica, pero a veces me pregunto si todo esto no forma parte de un uso retorcido del lenguaje que nos invita a ir acostumbrándonos, sin darnos demasiada cuenta, a la privacidad de los servicios públicos. Ya sé que no tiene sentido, pero yo me siento así.

Anuncios


Cogí esta foto el pasado mes de mayo en la Plaza de los Carros, cuando #MadridEstaAsqueroso no estaba todavía de moda (http://twitpic.com/4s46sd)

No seré yo quien defienda a Ana Botella, pero el hashtag #MadridEstaAsqueroso (buen artículo en El País resumiendo el movimiento) me ha hecho reflexionar sobre quién es el culpable de la (más que palpable y maloliente) suciedad de las calles de la capital del reino:

  • Un consistorio que tras endeudarse hasta las cejas en varias obras faraónicas ahora se ve obligado a reducir el número de agentes de limpieza.
  • Unos ciudadanos que son unos guarros redomados.
  • No quiero hacer de abogado del diablo en esta historia: pienso que la ciudad realmente apesta. Pero puede que la gente que mea en la calle, no acierta a echar los desperdicios al contenedor de reciclaje, es incapaz de andar unos metros más para dejar la basura en un contenedor menos lleno en lugar de dejarla en el suelo, patea bolsas de basura, deja minis, botellas, latas y otros recipientes (con o sin contenido) en la vía pública puede tener algo que ver con que Madrid esté (en efecto) hecho una puta y apestosa mierda.

    El equipo de gobierno es el que hemos votado: está claro que Ana Botella poco va a hacer para que nuestra ciudad sea más habitable, eso ya lo sabíamos. La responsabilidad es, por lo tanto, de las personas que vivimos en ella. Si sabemos que hay pocos servicios de limpieza:

  • Reflexionemos un poco sobre a quien votamos, que parecemos gilipollas.
  • Evitemos dejar desperdicios en la vía pública, respetemos los horarios de recogida de basura y animemos a nuestros conciudadanos a mantener un comportamiento cívico.


  • {26 septiembre, 2011}   Los grandes argumentos de la derecha

    ¿Cómo hilar un discurso político mínimamente elaborado para un orangután?

    Conversación real en la que A es maestra en la Comunidad de Madrid y B es funcionario del Estado:

    A: …En el área sur de Madrid se han reducido más de 700 plazas. En la primaria ya hicieron criba el año pasado, pero es posible que el año que viene vuelvan a reducir las plantillas.
    B: Es una lástima que os preocupe eso, en cambio a mi lo que me preocupa es que en la máquina de café del trabajo me han quitado el capuccino.
    [El resto de los comensales se ríen]
    C: Me parece lamentable la respuesta que acabas de dar. Estás utilizando el sentido del humor para disimular tu ignorancia y tu desprecio por la educación pública.
    [El resto de los comensales piensan que C es gilipollas por arruinar una agradable velada hablando en serio de algo]
    B: Pues es la verdad, a mi lo que me preocupa es la máquina de café del trabajo.

    Y así nos va. Nos toca disfrutar de lo votado. Quien quiera callarse, que se calle. Pero yo no voy a cortarme un pelo si un facha ignorante gilipollas hay recordarle en voz alta lo que es.



    {21 septiembre, 2011}   ¿Dónde está Tomás Gómez?

    Han pasado 122 días desde las elecciones que llevaron al Partido Socialista de Madrid a su mayor derrota electoral del presente periodo democrático (salvando, obviamente, aquel asuntillo de Eduardo Tamayo) y el líder de esta formación, la eterna promesa del socialismo ibérico, el alcalde más votado de España, el Obama de Parla, el único, el irrepetible, el aplastaministras Tomás Gómez, se encuentra en paradero desconocido. La última noticia clara que tuvimos de él fue al día siguiente de su aplastante victoria derrota frente a (ésta sí que es única e irrepetible) Esperanza Aguirre, cuando nuestro héroe dijo que no, que no dimitía, que la culpa de todo la tenía Zapatero.

    Desde entonces han pasado muchas cosas: el gilipollas soplagaitas que dijo que el metrobús no existía fue premiado con la presidencia de la Asamblea de Madrid; el Consorcio de Transportes aprobó con nocturnidad y alebosía alevosía una subida del 150% del billete sencillo de metro y autobús en plenas vacaciones mientras cientos de miles de cristofrikis peregrinos hacían uso de colegios, parques y transportes públicos que los madrileños pagamos (religiosamente, ahem…) con nuestros impuestos, a un precio irrisorio; media línea 7 de metro, justamente el tramo inaugurado hace 4 años en el Corredor del Henares, pasó casi tres meses cerrada coincidiendo con la aparición de deficiencias estructurales en varios edificios cercanos a su recorrido (por supuesto Metro niega cualquier relación entre dicho cierre y dichas grietas, pero por si acaso se han puesto a inyectar hormigón como cabrones); y, lo que es peor, resulta que los milagrosos planes de empleo del PP madrileño implicaban aumentar el número de horas docentes de los profesores de los institutos públicos de la región y dejar así a cientos de profesores interinos en el paro, amén de varios profesores con plaza fija sin horas para dar.

    Este último punto es probablemente el más grave de lo que llevamos de legislatura en la región. Los profesores, liderados por los sindicatos, se han puesto en pie de guerra (que está genial, pero podían haber pensado mejor a quién votaban el pasado mes mayo) y están teniendo un apoyo bastante notable por parte de padres, alumnos y ciudadanos en general. Las desafortunadas declaraciones de Lucía Figar criminalizando a los profesores por establecer contactos con el 15-M y las angustiosas declaraciones de Espe Aguirre preguntándose si tiene sentido que la educación no obligatoria (a saber, bachillerato, FP y universidad) sea gratuita no han hecho más que echar más leña al fuego.

    Y con la que está cayendo, el PSM y su líder de muestran que no sirven ni para hacer oposición. Tomás Gómez, incapaz de ceder su puesto a alguien con posibilidades de ganar las elecciones (sí, os recuerdo que justo ahora hace un año estábamos de primarias en Madrid), todavía más incapaz de ganarlas él, no es ni capaz de ganarse el sueldo como líder de la oposición. ¿Para qué le pagamos los madrileños entonces? ¿Para que convoque una rueda de prensa cuando el conflicto en la educación madrileña ya está completamente copado por los sindicatos? O Tomás Gómez ha estado estos meses secuestrado o es que simplemente es un inútil. Y no sé qué es peor.



    El Descendimiento, de Caravaggio, que podrá verse estos días en el Museo del Prado con motivo de la visita del Papa

    Informa el Museo del Prado, que Benedicto XVI, en su infinita generosidad, nos ha traído un regalo préstamo alquiler a los madrileños y madrileñas: un maravilloso cuadro de Caravaggio último modelo, directamente venido de los (austeros) Museos Vaticanos. El cuadro tiene de todo: sus claroscuros, sus personajes teatrales, su Cristo pálidamente muerto al bajarlo de la cruz… joder amigos, ¡es el iPhone 4 de la pintura barroca!

    El Museo presenta en sus salas El Descendimiento (Deposizione) de Caravaggio, excepcional obra maestra del artista que se conserva en los Museos Vaticanos. […] La extraordinaria oportunidad de mostrar esta obra en el Museo se ha visto favorecida por la próxima visita del Papa a Madrid con motivo de la celebración de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ 2011), constituyendo su préstamo una especialísima aportación del propio Benedicto XVI a la ciudad que acoge este año la celebración de este encuentro. (Puedes leer la reseña completa aquí)

    Y tanta generosidad, ¿a cambio de qué? Pues ya lo sabemos todos: los famosos 50 millones de euros que, entre el Estado y las desinteresadas empresas patrocinadoras, nos han estafado a todos los españoles para que este individuo, que condena el uso del condón en África y niega a las mujeres el derecho al sacerdocio, venga con sus fans a invadir nuestra maltrecha y adeudada villa.

    Señor Joseph Ratzinger, a mi me encanta Caravaggio. Tengo todos sus discos, como quien dice. Pero El Descendimiento se lo puede ir usted metiendo por el culo, porque lo va a ir a ver su puta madre. Esto que están haciendo ustedes es una estafa, una pedorreta al sentido común de los ciudadanos que pagamos religiosamente (tiene cojones) nuestros impuestos para que venga usted a decirnos con quien debemos o no casarnos.

    Por si no fuera suficiente con estafarnos todo ese dinero (¿cuántas becas de comedor, becas de libros de texto o profesores auxiliares podrían pagarse con ello?), nos trae usted una limosna. Un cuadrito de sus museos. Claro, todos sabemos lo que llevan usted y sus predecesores haciendo con el voto de pobreza durante los últimos dieciséis siglos. Lo han cumplido tan bien y lo han respetado tanto que ahora pueden permitirse ustedes prestarnos un Caravaggio. El alquiler les sale apañado: ganan ustedes 50 millones de euros y la dignidad de decenas de millones de contribuyentes. Todo sea por un lugar en el Paraíso ¿no?.



    Hace 6 años que no me paso por la Manifestación del Orgullo LGTB que se celebra cada año en Madrid por estas fechas. A cambio me he pasado todo este tiempo entonando el No me representan que tan de moda está últimamente. No me gustaba que, por ejemplo, todas las carrozas parecieran enormes y ruidosos anuncios de marcas y partidos políticos con ganas de parecer un poquito más gay friendly, o que a ellas se encaramaran personas con más ganas de juerga que de reivindicar algo.

    ¿Todas? ¡No! Resulta que estaba equivocada: desde hace cuatro años hay una carroza que ni lleva ni quiere publicidad ni patrocinadores y que se mueve gracias a la voluntad y el dinero de las chicas que la montan y que se suben a ella. Se trata de la carroza de 100 Lesbianas Visibles, de la que este sábado formaré parte. ¿Mis motivos?

  • A la visibilidad lésbica le queda un largo y difícil camino por recorrer, y esto no va a hacerse a base de la cobardía de las chicas que se pasan 364 días al año en el armario. El día que que en el pueblo más pequeño de España dos mujeres puedan besarse en público sin levantar un escándalo será gracias a personas como las que montan esta carroza: con sólidas ideas, compromisos y, ante todo, valor para poner proyectos arriesgados en marcha.
  • Me encanta la idea de la carroza autofinanciada y sin publicidad: para subirse hay que pagar, y eso garantiza que quien esté ahí arriba tiene cierto grado de compromiso más allá de las ganas de pasarlo bien (eso ni se pone en duda, por supuesto). Además, absolutamente toda la decoración de la carroza está hecha por las chicas que la organizan: me parece simplemente genial.
  • Para mi esa sí que es una gran manera de reivindicar la visibilidad lésbica: vivir de acuerdo a ella durante todo el año y reservar un día de éste para celebrar el esfuerzo y los éxitos obtenidos.
  • Según me dicen, la carroza ya está completa y ya no pueden admitir a más gente allí arriba. Pero, por supuesto, quienes queráis defender la visibilidad lésbica (heterosexuales, bisexuales, gays, lesbianas, niños, niñas, monjas, curas, mascotas y demás) estáis invitados a acompañarnos en su recorrido, desde la Puerta de Alcalá hasta la Plaza de España el sábado a partir de las 6 de la tarde. La carroza de 100 Lesbianas Visibles ocupará la posición número 19 en la comitiva del Orgullo, justo antes de la de Juan Por Dios. No olvidéis llevar algo que os cubra la cabeza, crema solar y mucha agua: el calor, como todos los años, va a apretar muy fuerte este Orgullo.

    Por la visibilidad lésbica también lucha la revista online MiraLES, una interesante publicación mensual que abarca diversos temas relacionados con el mundo de las lesbianas y el feminismo. Este mes han tenido la amabilidad de entrevistarme para su sección de bloggeras, cosa que me ha hecho muchísima ilusión y que les agradezco sinceramente, especialmente a Silvia, que ha sido la que ha organizado la entrevista. Quien quiera saber un poco más sobre mi, puede pasarse y comentar por la web de la revista. Y ya de paso le echáis una ojeada, que está muy chula.



    {26 junio, 2011}   Dando botes en el DCde (y ii)

    Ahora puedes leernos en bSides



    {25 junio, 2011}   Dando botes en el DCode (i)

    Nos hemos mudado a bSides



    Ahora puedes leer esta entrada en bSides



    Ahora estamos en bSides



    et cetera
    A %d blogueros les gusta esto: