The Lost Dreamer











{26 abril, 2011}   Manual de Lesbianismo

Está una un domingo a primera hora de la mañana tan tranquila viendo la Formula 1 (una de mis mayores aficiones) en el salón. Hamilton consigue adelantar a Vettel por primera vez en lo que va de temporada y te encuentras animando, tu sola, al piloto que más odias desde tu sofá. Como las carreras son más divertidas con Twitter, vas poniendo cosas. Al rato, recibes una respuesta como la que muestro en la imagen: @thelostdreamer te estás convirtiendo en una lesbiana de manual xD.

Te quedas de palo. No sabías que hubiera una sola persona no lesbiana en el mundo que supiera de la existencia del Manual de Lesbianismo. Ese que te dan el Primero de Lesbianismo, cuando descubres en el instituto que te mueres de ganas por hacer manitas con tu compañera de pupitre. El tuit que le dedicó @joansinmiedo me sumió en una terrible crisis de identidad, haciendo que me preguntara si estaría siguiendo bien el manual. Así que empecé a repasar los puntos más importantes del Manual de Lesbianismo para asegurarme de si los seguía o no cumpliendo:

  • Tuitearás todas las carreras de Formula 1. Cuando exista Twitter, claro. Es obvio que este lo sigo cumpliendo.
  • No distinguirás el negro del azul oscuro. Tampoco tengo que esforzarme mucho para cumplir este.
  • Llevarás el pelo corto o, en su defecto, animarás al F.C. Barcelona hasta la muerte. Cumplido. Lo segundo, vaya.
  • Santificarás The L Word. Desgraciadamente este no lo cumplo. Esta asignatura he tenido que convalidarla con Lip Service.
  • Santificarás a Angelina Jolie. Tampoco. Mala lesbiana. Esta me la tengo que convalidad con Anna Torv y otras divas frikis.
  • El Manual de Lesbianismo es un texto largo lleno de normas y del que te examinas cuando entras por primera vez en un garito de Chueca. Por mi propia seguridad, hoy no voy a divulgar más partes de su (extensa) ordenanza, más que la regla de oro. Aquella cuya relectura me ha hecho padecer miedo:

    Pemanecerás en el armario, siempre, sobre todas las cosas. Que ninguna persona, animal o cosa sepa de tus desviaciones sexuales a no ser que tengas la certeza de que vas a practicar el sexo con ella o ello.

    Toda buena lesbiana debe permanecer en el armario durante el resto de sus días. Dios mío. A pesar de mis esfuerzos por ver la Formula 1, animar al Barça o jugar a la XBox nunca seré una buena lesbiana: estoy terriblemente fuera del armario. ¿Qué digo? El armario es un punto en el horizonte para mi. Bueno, nunca seré una buena lesbiana pero al menos hoy podré celebrar el Día de la Visibilidad Lésbica sin que se me caiga la cara de vergüenza. Feliz martes a todas, guapas. Y no olvidéis nunca que las reglas están para infringirlas.



    {31 diciembre, 2010}   Un año

    Ahora en http://www.thelostdreamer.com/un-ano/



    et cetera
    A %d blogueros les gusta esto: