The Lost Dreamer











Diez días después de la entrada en vigor de la nueva Ley Antitabaco constatamos que:

a) España no se ha roto: por desgracia, esto se veía venir.
b) La economía española no se ha hundido: o al menos no como consecuencia del cierre masivo de bares y restaurantes. Parece que aún no hemos pedido el famoso rescate de la Unión Europea como consecuencia de que los españoles se hayan quedado fumando compulsivamente en sus casas.
c) La ley se está cumpliendo: esto sí que es una sorpresa. Contra todo pronóstico, la noticia son los cuatro chalaos delincuentes que, ansiosos por salir en el ABC y dar publicidad a sus establecimientos, están incumpliendo la ley. Personalmente, yo esto sí que no me lo esperaba.
d) Se puede ir a tomar un café o una copa y no acabar oliendo a ciénaga: bueno, depende del garito en el que te metas, que algunos huelen a cloaca. Pero, en general, se puede ir uno a tomar una copa o a comer unos huevos rotos con chorizo sin que huela a tabaco. Y sin acabar con la ropa oliendo a ello. Y sin tener los ojos irritados ni perder el sentido del olfato.

¿Que a ti, amigo fumador, te fastidia? Pues tengo dos palabras para ti: TE JODES. Igual que me he tenido que joder yo hasta el 2 de enero de este año. Fin de mis declaraciones.

Anuncios


et cetera
A %d blogueros les gusta esto: