The Lost Dreamer











Ahora me puedes leer en bSides

Anuncios


Ahora estoy en bSides



Ahora puedes leerlo en bSides



Ahora estamos en bSides



Ahora estamos en bSides



Ahora puedes leer esta entrada en bSides



Esta entrada se ha mudado a bSides



Ahora estamos en bSides



Ahora estoy en bSides



En el barroco el detalle se convierte en ley: lo recargado, lo matizado... en el barroco nada se deja a la ligera.

Permanezco fiel a mi palabra y os traigo la tercera entrega de mis listad de grándes éxitos del pasado para Spotify. Hoy toca el barroco: claroscuros, contrarreforma, exaltación religiosa… pero ¿qué pasó en el panorama musical en el siglo XVII? Pues, básicamente, que todo cambió. El barroco fue el momento en el que se empezó a concebir la música tal y como la conocemos hoy. Una revolución en toda regla y una fuente de inspiración para todas las épocas posteriores.

Ideas como usar la música para emocionar o ponerla al servicio de la palabra eran impensables hasta entonces. Con el barroco se inventó la ópera y la música eclesiástica se convirtió en una magestuosa lucha de titanes entre católicos y reformistas. Voy a tratar estos dos campos (recitativos religiosos y las primeras óperas) en futuras listas, pero hoy no vamos a centrar en el barroco exclusivamente instrumental. Y lo vamos a hacer de la mano de sus tres autores más representativos: Bach, Händel y Vivaldi.

– Lista de Spotify. Música clásica para dummies (iii): perlas barrocas

¿Cómo se hacía música en el barroco? El barroco musical no se diferencia demasiado a las características de sus homónimos en las demás artes. Piensa en la arquitectura: el barroco toma las líneas puras del renacimiento y las llena de decoración y florituras. Algo parecido pasa en la música: cualquier melodía, por simple que sea, es susceptible de convertirse en una pieza llena de detalles y decoración. Muchas veces ello se debe a la necesidad de componer piezas majestuosas, como es el caso de Water Music and Music for the Royal Fireworks (puedes oírlas completas aquí) de Händel (incluidos en la lista): música para emocionar, para mostrar la grandeza de un país y sus gobernantes al mundo.

Pero en el barroco también se componen piezas íntimas y cercanas, hechas para la reflexión, no necesariamente religiosa, o por el mero hecho de buscar la belleza y de perfeccionarla hasta la extenuación. Gran ejemplo de ello son las (eternas) Variaciones Goldberg (óyelas enteras aquí) de Bach, una selección de las cuales se pueden oír en la lista.

He intentado, en esta ocasión, combinar música de cámara con sinfónica, alegre con meditativa para que haya un poquito de todo. Si te gusta lo que oyes, no dudes en seguir haciendo clicks en Spoti hasta hartarte: los músicos barrocos fueron tremendamente prolíficos, y su genio perdura en nuestros días. Si tienes dudas, los comentarios están para preguntar.



et cetera
A %d blogueros les gusta esto: