The Lost Dreamer











Dedicada cariñosamente al juez Del Olmo:

Lo confieso. Me gusta que me llamen zorra en la cama. Con una sonrisita torcida y sin sujetador. También suscribo la canción de Las Vulpes (que debe tener más años que yo, pero bueno), como cariñoso apelativo de noches en las que salgo a divertirme y a bailar con mis amigos. Pero me parece que la palabra zorra proferida por un tío que le dice a su hijo que su mujer al día del juicio no iba a llegar poco tiene de excitante, cariñoso o, como dice el juez Del Olmo, para describir a un animal que debe actuar con especial precaución.

Conozco mucha gente chicas que dicen que en España hay mucho menos machismo del que se dice. Luego les toca un jefe, compañero de piso, profesor o juez (lo que se viene llamando hechos y experiencia) que las trata como si fueran puta basura y empiezan a pensar que tal vez estaban equivocadas y que sí que hay machismo en España. La judicatura, lejos de ser una excepción, parece ser un ejemplo paradigmático de ello. O nos cabreamos y pataleamos o nos lo tomamos con humor y salimos adelante. Como siempre hemos hecho.

Anuncios


et cetera
A %d blogueros les gusta esto: